Guayaquil es una ciudad pujante, llena de sorpresas, con rincones bellísimos, ahora que no solo las palmeras empiezan a poblar de espacios verdes el hormigón que reverbera al sol y sectores invadidos cuyas calles parecen pistas de patinaje en lodo cuando llueve, o parterres convertidos en basurales. Barrios con rompevelocidades en...
Para muchas personas el lugar de paseo por excelencia son los centros comerciales. Hay en muchos de ellos cines, lugares de comida, aire acondicionado, corredores donde caminar, negocios con artículos bonitos. Siempre recuerdo que cuando se inauguró el Mall del Sol había servicios de transporte con la etiqueta visite...
Observaba en las paradas obligatorias de los semáforos a varios jóvenes haciendo acrobacias con pelotas y botellas, otros bailando con trajes típicos una alegre cumbia bajo un sol arrollador o moviéndose al ritmo imaginario del hip hop, otro pintado de color plata, inmóvil, hasta que calculaba el cambio de luces...
La portada de la revista Time en la que se ve la desgarradora mirada de una niña hondureña mientras los policías de migración interrogan a su madre y un imponente presidente Trump la observa inmutable sin la más mínima empatía, como si fuera una pared, se convirtió en el retrato de una...
No termino de entenderme a mí misma: no sé por qué ver un partido de fútbol por TV me pone nerviosa, en cambio, si lo veo en la cancha es más soportable. Creo que depende, entre otras cosas, de los comentaristas, me resulta menos complicado cuando lo veo sin volumen, pero como no sé del asunto de las...
Lo conocí en actividades y contextos muy diferentes. Había oído hablar mucho de él, de su cariño y entrega a la gente, de su compromiso real y cercano con los pobres. Cuando participé en una ceremonia ecuménica de la que Mons. Arellano era parte, su transparencia y respeto con las diferentes maneras...
Cada gesto tiene un significado, pero hay que ubicarlos en su contexto. Porque están conectados con otros gestos, que juntos nos dan un mensaje. El lenguaje del cuerpo es más sincero, muchas veces, de lo que dicen nuestras palabras, pues lo que vemos, lo que oímos, los colores de la ropa, del entorno, las miradas, los gestos...
Eran 40 adolescentes, varones y mujeres. Les solicité que dijeran cuáles eran sus cualidades. Se produjo un silencio embarazoso. Estaban desorientados. No tenían idea de qué decir. Asumí que les daba vergüenza expresarlo en público. Entonces propuse que por pares cada uno dijera cuáles eran las...

Páginas