Cartas al Director

El puente que une a Guayaquil con Samborondón ha sido inaugurado y es justo agradecer a los alcaldes de ambas ciudades.
Increíble lo que sucede con la creación de la Liga de Fútbol. Resulta ahora que las personas que resolvieron su creación y estaban “monolíticamente unidas” eligieron un directorio provisional en Madrid con la intención de confirmarlo en Guayaquil; pero ¡oh, sorpresa!, todo se ratifica, incluyendo a los delegados por los equipos en la mesa directiva, excepto el representante de Barcelona, y en su lugar entra el representante de Emelec que no asistió a Madrid.
Ha muerto Bernard Fougères y con él partieron grandes episodios de vida de guayaquileños y ecuatorianos, quienes un día lo tuvimos como tributo al espectáculo nacional e internacional.
Existen discotecas en el cantón Playas y unas son al aire libre, es decir, no tienen cerramientos que permitan que el alto volumen de la música no sea escuchado a más de una cuadra de distancia.
La gran contradicción del actual proyecto del Código de la Salud que se debate en la Asamblea Nacional radica en que mientras uno de los considerandos determina que el derecho a la salud debe ser concebido no como una mercancía sino como un derecho fundamental, su artículo 189 introduce la horrenda práctica de la subrogación “altruista” o “préstamo” gratuito del vientre, y prohíbe el pago por el alquiler del vientre materno, exceptuando los costos de la atención durante la gestación y el parto.
Bernard Fougères dejó una huella en nuestro país al que amó como propio difundiendo cultura y pasión del Ecuador; aunque no todos pudimos tratarlo, era un viejo amigo que desde la pantalla nos acompañó durante años con su piano que llevó hasta un nevado para rendir homenaje a la patria.
Nuestro país, a pesar de que no tiene soberanía monetaria, mantiene otras soberanías sin solucionar por los gobiernos de turno: no tiene soberanía territorial, alimentaria, ni una de las más importantes, financiera donde la economía funciona con 6 monedas en su sistema financiero, económico y social a nivel nacional, con dos de ellas de corte internacional. De tal forma que las NIC que son 41 y datan de 1973 a nivel mundial, funcionan a la par con las NIIF, que son 17.
​He leído con mucho interés dos cartas de jóvenes amantes de la literatura y aficionadas a la lectura en el papel, publicadas el viernes 27 de abril y el 3 de mayo en esta prestigiosa sección del Diario EL UNIVERSO. Esta iniciativa de parte de grupos de adolescentes y jóvenes es digna de aplaudir para contagiar el amor a la lectura; los felicito. Lo que hacen es un trabajo edificante y digno de imitarse. Ojalá consigan el apoyo adecuado para que este interesante proyecto dé sus frutos.
Recuerdo que siempre me preocupé por llegar temprano a los conciertos de la Orquesta Sinfónica de la ciudad cuando era dirigida por el maestro José Barniol, especialmente porque me fascinaba su temperamento para dirigir, porque era el padre de Adolfo, mi compañero de colegio y amigo; además porque me permitía saludar de mano al señor Fougères, de quien corroboré las enseñanzas que recibía de mis padres en la casa y la de los otros padres en el colegio.
Con mucha sorpresa vi y escuché un video del presidente de la República, Lenín Moreno, en el cual prácticamente ataca a los hospitales y médicos que tienen la especialidad de oncología y a los pacientes que sufren esta cruel enfermedad, cáncer.
¿Cambio de forma o de fondo? Desde que recuerdo, cada gobierno aplica cambios en el sistema educativo y todos usan los mismos argumentos justificativos: “para alcanzar la excelencia..., para prepararnos al nuevo milenio..., para una sociedad más justa, equitativa....”, etcétera.
“Para tener máxima potencia sexual...”; no solo son cuñas de 30, 40 o 60 segundos sino son horas completas para exhibir por canales a los televidentes, cómo en los hombres combatir cierta expulsión precoz, etcétera.
Se acercan las elecciones de autoridades seccionales. Como era de esperarse ahora vuelven a aparecer, de quien sabe dónde, un sinnúmero de ciudadanos desconocidos “que no aspiran a ningún cargo” en los pueblos y ciudades.
Estupor y angustia están causando los cambios en el Centro Gerontológico Municipal Arsenio de la Torre Martillo (siempre creí que era un aporte más del buen trabajo de nuestro alcalde, ahora dicen que lo mantiene el Gobierno central, asunto que no creo).
El pedido de rectificación, de opinión, planteado, es improcedente y encubre una réplica.

Páginas