Miércoles 27 de marzo del 2013 Comunidad

Promotores de viacrucis reviven fe de parroquianos



Daniel Montero (i) organiza este año el primer viacrucis viviente en la parroquia Nuestra Señora de Montebello, luego de participar por 20 años en otra procesión.

Daniel Montero (i) organiza este año el primer viacrucis viviente en la parroquia Nuestra Señora de Montebello, luego de participar por 20 años en otra procesión.

Bryan Espinoza, de 23 años, acude a la iglesia Nuestra Señora de Czestochowa desde su niñez, y ese compromiso con su parroquia lo ha llevado a coordinar con otros jóvenes la representación de los últimos momentos de la vida de Jesús, en el viacrucis viviente que se organiza en la ciudadela Comegua desde hace cuatro años.

“Lo que me motiva es el celo apostólico, que a través de esta actividad muchas personas puedan tener un encuentro muy cercano con Nuestro Señor Jesús, que puedan tener un arrepentimiento de los errores que cometemos como seres humanos”, expresa el joven, quien es acólito en las misas de la parroquia sosteniendo la patena durante la comunión o colaborando con el audio.

Considera que la Semana Santa es un periodo en que las personas pueden reordenar sus vidas, aunque lamenta que haya quienes ven la época como un feriado para viajar y se desinteresan del sacrificio de Jesús.

Espinoza afirma que este año el viacrucis ha adoptado un nuevo esquema bíblico basado en el evangelio de San Mateo.

En el suroeste de la ciudad, Marcelo Benavides, de 38 años, dedica por las noches su tiempo libre, desde hace varias semanas, a poner a punto al grupo que escenificará el viacrucis viviente en la parroquia San Vicente de Paúl, de Cisne II.

Él colabora activamente con su comunidad pese a tener una discapacidad física. Apenas nueve meses de edad se cayó de una cama, lo que le provocó una desviación de columna y afectó el movimiento de su cuerpo, solo después de varios años de rehabilitación empezó a usar muletas con las que ha logrado hacer una vida como los demás.

“Lo hago porque me gusta y soy un católico creyente activo, lo que quiere decir que no solo es de nombre sino que me gusta practicar lo que digo y así evangelizo a gente que no conozco. Una de las virtudes de Jesús fue predicar con los hechos, no con palabras”, resume el voluntario la razón que lo motiva a participar en la procesión.

Benavides interviene desde que era adolescente en grupos teatrales de la parroquia y por varios años tuvo el papel de Poncio Pilato en la escenificación, pese a sus dificultades.

Cuenta que en una ocasión se fue la energía eléctrica durante el viacrucis, el problema ocurrió en la segunda estación y no pudieron seguir actuando con un micrófono que ampliara sus voces para todo el público, lo que los obligó a seguir a capela todo el recorrido, con un doble esfuerzo.

Junto con Benavides, Daniel Montero (39 años) participó por muchos años en la representación de Cisne II, principalmente en la dirección de sus compañeros. Desde este año colabora en la misma tarea, esta vez en la parroquia Nuestra Señora de Montebello, en el barrio del mismo nombre.

Montero cree que el momento más impactante de la procesión es cuando María recibe a Jesús al bajarlo de la cruz. “Es un momento sublime el representar a aquella María que trajo con amor al hijo de Dios, recibirlo muerto en sus brazos, es un dolor que llega al corazón de las personas”, afirma.

El feligrés padece de una osteomielitis crónica, por lo que fue operado en varias ocasiones y, pese a los pronósticos médicos poco alentadores, volvió a caminar y dirigir un viacrucis.

“Lo hago porque le quiero dar a Dios lo que él me ha dado a mí: la vida. El año pasado logré recuperarme de las cirugías que me hicieron”, cuenta el devoto, quien el próximo viernes recorrerá Montebello y Cisne II.

Viernes

Czestochowa

Recorrerá Comegua, Acuarela del Río, Sauces III, IX, II, VII, I y culminará en La Garzota. Hoy se escenificará la Última Cena, a las 20:00.

San Vicente de Paúl

Parte de la 28 y la K, a las 15:00 y será hasta las 18:00.

Montebello

Se hará de 08:00 a 10:30, recorrerá esa ciudadela, en el km 13 de la vía a Daule.

Textuales

Bryan Espinoza
Coordinador en Czestochowa

“Permite que las personas que se han alejado de la Iglesia tengan un encuentro cercano con Dios e invita a una nueva vida y mentalidad”.

Daniel Montero
Organizador en Montebello

“En la representación se recuerda cómo Jesús entregó su vida, hasta su última gota de sangre”.


Enlace corto: