Jueves 21 de marzo del 2013 Vida local

Un siglo de Carlos Luis Plaza Dañín

Calendario Histórico

Dr. Carlos Luis Plaza Dañín, personaje guayaquileño.

Dr. Carlos Luis Plaza Dañín, personaje guayaquileño.

Hoy se rememoran 100 años del natalicio del ciudadano guayaquileño, Carlos Luis Plaza Dañín, quien destacó en el ejercicio de la jurisprudencia, la cátedra, la política, la actividad cívica y el servicio comunitario. Nació el viernes 21 de marzo de 1913 en el hogar de Antonio Plaza Iglesias y Julia Rosa Dañín Millán de Plaza, troncos de la extensa familia.

Plaza Dañín estudió en los colegios San José La Salle (Guayaquil), San Gabriel (Quito), y Vicente Rocafuerte, donde se graduó de bachiller en 1931. En la Facultad de Jurisprudencia del Alma Máter porteña recibió la investidura de abogado y doctor en 1943. Durante esa etapa fue presidente de la Escuela de Derecho, director de la revista de la Facultad y delegado al Consejo Universitario.

Enseñó en el Vicente Rocafuerte -donde ejerció el vicerrectorado- y en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil, con el respeto y aplausos de colegas y discípulos. Desde joven militó en las filas del Partido Liberal Radical y constó varias veces entre los miembros de la junta suprema; además, ejerció la presidencia de la Junta Liberal del Guayas.

Durante su labor pública actuó como concejal, diputado por la provincia del Guayas y presidente del Concejo de Guayaquil (1963). Perteneció a instituciones culturales y sociales, que reconocieron sus méritos; se desempeñó como miembro de la Junta Consultiva de Relaciones Exteriores, entre otros cargos. Fue fundador y benefactor del asilo de ancianos y mendigos, que lleva su nombre y que aún cumple noble labor.

A pesar de su agitada vida política, que le acarreó persecuciones y encarcelamientos, siempre mantuvo en alto sus convicciones y la ejemplar defensa de la autonomía de legendarias instituciones guayaquileñas. Recibió reconocimientos de gremios y entidades.

Murió en esta ciudad el 9 de septiembre de 1965. Estuvo casado con Maruja Aray Marín, con quien procreó respetable descendencia, constando entre sus hijos Norma Plaza de García, abogada y defensora de la integridad territorial nacional.

En su memoria el albergue de ancianos que él fundara, un busto, una avenida y planteles primarios y secundarios, ostentan su nombre, que es ejemplo de político honesto, líder luchador irreductible y ciudadano y patriota que buscó siempre el adelanto integral de su nación y la metrópoli natal.

Enlace corto: