Crisis política en Venezuela aumenta a 3 días de posesión

CARACAS. Simpatizantes del presidente venezolano, Hugo Chávez, lloran por el estado de gravedad que padece el gobernante, quien permanece en Cuba desde el pasado 10 de diciembre.
CARACAS. Simpatizantes del presidente venezolano, Hugo Chávez, lloran por el estado de gravedad que padece el gobernante, quien permanece en Cuba desde el pasado 10 de diciembre.
CARACAS. Simpatizantes del presidente venezolano, Hugo Chávez, lloran por el estado de gravedad que padece el gobernante, quien permanece en Cuba desde el pasado 10 de diciembre.
7 de Enero, 2013
7 Ene 2013

AGENCIAS
CARACAS.- La incertidumbre política en torno a la toma de posesión para un cuarto mandato del presidente venezolano, Hugo Chávez, hospitalizado en Cuba en estado grave, aumenta a solo tres días de su fecha prevista.

Tras ser reelecto el pasado sábado como presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello afirmó que Chávez “seguirá siendo el presidente más allá del 10 de enero”, fecha fijada en la Constitución para la investidura.

Según el último parte médico, el presidente enfermo de cáncer padece una “insuficiencia respiratoria” luego de sufrir una “severa infección pulmonar” tras la cirugía.

El oficialismo afirma que la toma de posesión de Chávez es un simple ‘formalismo’ y defiende que la propia Carta Magna prevé que en caso de que el acto no se pueda realizar por una “situación sobrevenida”, la investidura sería ante el Tribunal Supremo de Justicia en una fecha a determinar.

El vicepresidente Nicolás Maduro, designado por Chávez como su heredero político antes de someterse a la cirugía, reiteró el pasado sábado que el presidente “está en posesión del gobierno” tras ser reelecto el 7 de octubre y que “cuando pueda se juramentará”.

De su lado, Cabello sostuvo que la Asamblea otorgó un permiso a Chávez para ausentarse del país y que se extiende hasta que “regrese una vez curado”.

Pero la coalición opositora insiste en que el día 10 finaliza el actual mandato de Chávez y si no se juramenta en esa fecha, el líder del Parlamento debe asumir la jefatura de Estado de forma temporal.

Líderes opositores, como Julio Borges aceptan que Chávez se mantenga por el momento en funciones, pero no Maduro y el resto del gobierno, cuyos miembros no fueron electos.

Según analistas constitucionalistas, el gobierno corre el riesgo de cometer un acto ‘inconstitucional’ si el presidente no asume el poder el 10 de enero, pues en la historia venezolana nunca se ha retrasado la toma de posesión.

Para el politólogo Farith Fraija, a partir de ahora la gobernabilidad del país recaerá en manos del Tribunal Supremo, que hasta ahora no se ha pronunciado sobre la situación, y la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista.

El Parlamento “es fundamental y estratégico para la estabilidad democrática del país entendiendo las complicaciones de la salud del presidente y las decisiones que están en sus manos sobre las ausencias, los permisos, la interpretación de la Constitución y en conjunto con el TSJ va a recaer la gobernabilidad”, dijo Fraija.

Maduro y Cabello pretenden llenar con odio y miedo el ‘hueco’ que supone en el partido de gobierno la ausencia de Chávez, indicó Borges.

Añadió que Maduro lidera un grupo dentro del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) empeñado en que Cabello no asuma el mando en caso de que Chávez no asuma.

Maduro y su grupo “niegan a toda costa a que el próximo presidente interino sea Cabello”, porque defienden “la tesis de la continuidad” del Ejecutivo del cual el primero es el vicepresidente, subrayó Borges.

“El miedo que le tiene Maduro a Diosdado Cabello es de tal magnitud que no se atreve siquiera a dejarlo encargado, porque asumiendo Cabello el Ejecutivo, piensan que no los ratificará en las posiciones que tienen”, insistió Borges.

Crisis política en Venezuela aumenta a 3 días de posesión
Internacional
2013-01-06T12:55:49-05:00
El Universo