Música, amigos y moda en la apertura del Sánchez Aguilar

La sala principal del Teatro Sánchez Aguilar, en Samborondón, se llenó el pasado miércoles en su inauguración. El saxofonista Lucho Silva cerró el show. Marion Ecalle (i), directora general del teatro; Ramón Barranco, director artístico; Ángel Polibio Sánchez Arosemena, María Cecilia Sánchez Arosemena y Juan Carlos Sánchez, los anfitriones de la noche.
La sala principal del Teatro Sánchez Aguilar, en Samborondón, se llenó el pasado miércoles en su inauguración.
La sala principal del Teatro Sánchez Aguilar, en Samborondón, se llenó el pasado miércoles en su inauguración.
El saxofonista Lucho Silva cerró el show.
El saxofonista Lucho Silva cerró el show.
Marion Ecalle (i), directora general del teatro; Ramón Barranco, director artístico; Ángel Polibio Sánchez Arosemena, María Cecilia Sánchez Arosemena y Juan Carlos Sánchez, los anfitriones de la noche.
Marion Ecalle (i), directora general del teatro; Ramón Barranco, director artístico; Ángel Polibio Sánchez Arosemena, María Cecilia Sánchez Arosemena y Juan Carlos Sánchez, los anfitriones de la noche.
18 de Mayo, 2012
18 Mayo 2012

Un espectáculo de fuegos artificiales matizó el cierre de la primera presentación artística del Teatro Sánchez Aguilar, en Samborondón, el pasado miércoles durante su inauguración.

Los asistentes salieron del auditorio principal maravillados y con copas en mano brindaron por la exitosa apertura. Un teatro lleno, con una audiencia que no dejó de aplaudir un solo instante a cada artista sobre el escenario.

La emoción se sentía en el ambiente, desde que se ingresaba por la puerta principal. Todos con invitación en mano –fue una gala privada– y con sus más sofisticados atuendos querían ser parte del debut de este sueño que luego de dieciocho meses de trabajo se materializó.

Los hombres de riguroso negro y azul marino acompañaron del brazo a las mujeres. Vestidos entallados, en capas, con transparencias, de un hombro, a la rodilla, con detalles florales, con estilo griego, vintage, moderno y contemporáneo. La tendencia de moda femenina fue muy variada. Su mejor arma: los zapatos de tacón alto.

Ninguno de los invitados quiso perderse esta celebración entre amigos, como denominó Ángel Polibio Sánchez Arosemena, vicepresidente de la Fundación Sánchez Aguilar, a la velada.

Sánchez, quien al inicio de su discurso no pudo contener su emoción, agradeció a todos por su asistencia. Y él junto a sus hermanos Juan Carlos y María Cecilia Sánchez Arosemena, recibieron un reconocimiento por esta importante contribución al desarrollo del arte en el país, a través del teatro. Ellos, acompañados de Ramón Barranco, director artístico del teatro, y Marion Ecalle, directora general, recibieron en el lobby a cada invitado.

El legado de la familia para la comunidad era ya una realidad y todos podían vivir este triunfo con ellos. La velada, que tuvo a María Isabel de Lebed y Antonio Santos como anfitriones, inauguró las actividades de este centro cultural con la presentación de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, dirigida por Davit Harutyunyan, y con la participación de artistas ecuatorianos. Darío García, Jazmine Yacelga, Israel Maldonado, Paco Godoy, Pamela Cortez, el Trío Guayaquil, Astrid Achi, Mary Aráuz y Naldo Campos pusieron en escena todo su potencial para compartir con la audiencia los más destacados temas de la música nacional.

Lucho Silva cerró el espectáculo. Su versión de Guayaquil de mis amores elevó la potencia de los aplausos de esta gala que muchos asistentes calificaron de magnífica.

“Fue sensacional. La actuación de Mary Aráuz y Lucho Silva fue sensacional, simplemente espectacular”, dijo la actriz Miriam Murillo. “Este teatro, y todas sus presentaciones marcan una nueva era en el área cultural guayaquileña opacada anteriormente por el cine”, destacó el crítico de cine Jorge Suárez.

El teatro presenta hoy, mañana y el domingo, la obra teatral argentina Estado de ira.

Música, amigos y moda en la apertura del Sánchez Aguilar
Cultura
2012-05-17T11:38:09-05:00
Teatro. Artistas nacionales y otras personalidades se congregaron en el nuevo centro cultural.
El Universo