La Pantera que hacía goles

Ermen la Pantera Benítez jugó en cinco equipos de primera división.
Ermen la Pantera Benítez jugó en cinco equipos de primera división.
Ermen la Pantera Benítez jugó en cinco equipos de primera división.
9 de Febrero, 2012
9 Feb 2012

Aunque para la generación actual Ermen Benítez sea conocido como el papá de Christian el Chucho Benítez, su pasado deportivo lo pone en el sitial de los mejores delanteros que ha tenido el fútbol ecuatoriano en su historia.

Nació en Esmeraldas hace 50 años como el hijo de Rogelio Benítez y de Dolores Mesías. Se crió en una casa llena de mucha gente, pues solo con sus hermanos ya eran 12.

“Mi infancia fue difícil, no teníamos comodidades. Yo crecí en el barrio de Las Palmas y en la Parada Nueve. Ya desde pequeño me fui encaminando para ser un jugador”, recuerda Ermen.

Añade que desde los seis años comenzó a patear, y poco a poco fue haciéndolo mejor, por lo que desde corta edad “ya pintaba para cosas buenas” en este deporte.

Entre risas, recuerda que de muchacho no le gustaba mucho la escuela, por lo que le daban “harto palo”. Prefería estar jugando en la playa con sus amigos.

Cuenta que los adultos lo llevaban a jugar con sus equipos en campeonatos de barrio. Desde ahí comenzó a ganar dinero con el fútbol. “Todo el dinero que reunía se lo daba a mi mamá”.

Siempre admiró a su hermano Rogelio, quien fue jugador profesional y llegó a primera división con el Macará de Ambato. “Él estaba entre mis jugadores favoritos”.

Todos los equipos siempre iban a buscar jugadores a Esmeraldas. En una ocasión, aún adolescente, el Emelec le siguió los pasos, al punto de querer llevárselo, pero por mala suerte justo cuando fueron a hablar con él, Ermen se había ido a jugar al campo para ganarse un “dinerito”. “Me cuentan que me buscaron por todos lados, y cuando llegué, mis padres me retaron. Ese día sí que recibí látigo”, dice.

Su primer equipo fue el Real Madrid de Esmeraldas, para luego pasar a las filas del Esmeraldas Petrolero a los 13 años. “Comencé de volante y luego me pusieron de delantero. En esa posición me quedé toda la vida”. Tres años después el conjunto de El Nacional se fijó en él y se lo llevó a Quito.

“En ese tiempo yo ya era seleccionado de mi provincia, por eso me vieron y me llevaron al Nacho y la suerte me acompañó”.

Se confiesa como una persona decidida desde joven, por lo que cuando lo llamaron no dudó y se fue a la capital solo. “Yo quería cumplir mi sueño de ser futbolista y lo logré” recuerda.

Se acostumbró rápido a la disciplina que su nuevo club le imponía, debido a que El Nacional es el equipo del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, por lo que ellos dormían y entrenaban en complejos militares. “A las ocho de la noche ya nos mandaban a dormir, para al día siguiente levantarnos antes a las seis. “El bus salía hacia Tumbaco un cuarto para las seis y si te quedabas después no tenías cómo ir”.

El debut de la Pantera (apodo que le puso el radiodifusor Carlos Efraín Machado años después) fue en 1979, en un partido contra Liga de Quito, cuando tenía de entrenador al profesor Luis Grimaldi, en un encuentro de la Copa Marín.

“Recuerdo que en ese partido erré un gol y la hinchada me dijo de todo, pero el profe me tenía confianza y me dio más oportunidades”, comenta Ermen.

Con los puros criollos consiguió 4 campeonatos nacionales y jugó hasta 1990 con una pausa de casi un año, desde mediados del 86 hasta los primeros meses del 87, cuando fue a jugar en el Xeres C. D. de la segunda división de España, siendo el primer jugador ecuatoriano en ser contratado en Europa. “Luego me quiso llevar el Sevilla, pero nunca llegó a un acuerdo con El Nacional, por eso regresé al Ecuador al mismo club”.

Su siguiente equipo sería el de sus amores, con el que soñó desde pequeño, Barcelona.

“Cuando llegué a Barcelona se me cumplió todo lo que quería en mi carrera futbolística”, afirma.

Con los amarillos fue campeón en el 91 y vicecampeón en el 92.

Sus tres últimos equipos fueron Liga de Quito (93), Green Cross (94) y Liga de Portoviejo (95).

Al dejar de jugar, Ermen se dedicó a la enseñanza del fútbol en escuelas del país y en Nueva York.

También trabajó con las divisiones menores de Emelec por un corto tiempo. Actualmente tiene su academia de fútbol en la FAE, auspiciado por el club deportivo El Nacional, en donde trata de sacar jugadores, y los envía a diferentes equipos cuando cree que están listos.

Dicen de él
“Él es un buen entrenador, siempre nos aconseja para que salgamos adelante en el deporte y nos alejemos de las cosas malas”.
Luis León
Alumno de Ermen

La Pantera que hacía goles
Gran Guayaquil
2012-02-08T10:51:33-05:00
A los 16 años debutó en primera categoría del fútbol ecuatoriano con El Nacional de Quito. Su gran calidad y certeza para marcar goles lo llevaron a ser uno de los delanteros más importantes en la historia del balompié nacional.
El Universo