Mae Montaño: «Al burocratizar la participación se quita el alma de movilizaciones»

La exasambleísta asegura que buscarán sacar al país del clima de confrontación en el que se encuentra.
La exasambleísta asegura que buscarán sacar al país del clima de confrontación en el que se encuentra.
La exasambleísta asegura que buscarán sacar al país del clima de confrontación en el que se encuentra.
5 de Febrero, 2012
5 Feb 2012

El 20 de enero pasado, el Movimiento Nacional CREO (Creando Oportunidades) fue aprobado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) como organización política, para participar en los comicios del 2013 con el número 21 del registro electoral. Esta es la quinta agrupación habilitada para las próximas elecciones generales. CREO presentó 313.565 firmas de adhesión; le fueron aprobadas 177 mil.

Su directora política, Mae Montaño, confía en que la fórmula que permitirá a este movimiento competir con éxito es una combinación entre el permanente contacto con la gente y el uso de la tecnología y las redes sociales, pese a la desigualdad de condiciones de las reglas electorales.

¿De dónde provienen las firmas que permitieron a CREO la acreditación del CNE?
Presentamos casi 314 mil por un trabajo permanente de contacto con la gente. En el 2011 hicimos cinco giras nacionales. Nos reunimos con líderes y organizaciones locales y formamos directivas provisionales. Eso nos permitió recoger firmas en todas las provincias.

¿Son su base electoral?
Si una persona da una firma, entendemos que esa es la base inicial. Pero la ley exige tener adherentes permanentes que son los miembros de la organización, los cuales aumentan todos los días.

¿Qué sectores los apoyan?
Nos estamos construyendo como un movimiento diverso: amas de casa, jóvenes, gente con experiencia, afros, mestizos, indígenas... No quisimos nacer como una organización orientada a determinado grupo o región, sino como una fuerza nacional.

CREO presentará candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de la República. ¿Cuál será su perfil?
CREO nace para una participación fuerte y por lo tanto nos preparamos para estar en todas las dignidades y procesos eleccionarios que vengan. Queremos promover liderazgos que tengan mucha sensibilidad y compromiso social.

¿CREO apuntalará la carrera política de Guillermo Lasso?
Guillermo Lasso es un amigo de la organización y apoya el proceso, pero él no ha tomado la decisión de una participación político-electoral. Y no es nuestro candidato, pues aún no tenemos candidaturas. Ni siquiera integra el movimiento. Las candidaturas las definiremos según la ley, que establece que después de la inscripción hay 90 días para que las organizaciones formen sus directivas en procesos internos. Estas deben definir las candidaturas, que pueden ser personas de la organización o de fuera.

Con las reglas del juego como las reformas al Código Electoral, ¿qué posibilidades tiene el candidato de CREO?
Vamos a entrar en desventaja y somos conscientes de esto, pero no para llorar ni sentirnos impotentes porque esa no es nuestra filosofía, sino para saber que el trabajo es fuerte y tenemos que hacer determinadas cosas para enfrentarlo. El oponente que todos reconocemos (oficialismo) tiene muchos tanques de oxígeno.

¿Qué harán?
Lo que hará la diferencia para las próximas elecciones es que las organizaciones que estemos en permanente contacto con la gente vamos a estar en posibilidad de competir con éxito. Ante las restricciones que se están poniendo para acceder a los medios de comunicación estamos haciendo uso de una línea gratuita y un sitio web que le permiten a la gente interactuar con nosotros. Tenemos Facebook de CREO y Twitter (@creoecuador).

La llamada Revolución Ciudadana ha hecho de la comunicación una herramienta fundamental para alcanzar el poder y cuenta con medios bajo control gubernamental.
Estas restricciones para darnos a conocer a través de los medios obligarán a los entes políticos a reencontrarse con su razón de ser, que es constituirse en un nexo entre la población y las instancias de poder.

Se cuestiona al Consejo Electoral por tener integrantes afines al oficialismo.
Planteamos la situación estratégicamente: hay reglas y autoridades que no podemos cambiar y hay que cumplir esas normas para que las autoridades no nos pongan dificultades. Pusimos 25 veedores al proceso de validación de firmas. Si no se tiene suficiente confianza, hay que usar esos mecanismos. Nos dicen 90 días (para elegir directivas) y lo haremos antes. Lo otro es que si salimos a proclamar un candidato presidencial se está contra la ley y se le da al CNE la posibilidad de que nos sancione. No podemos servirnos en la boca del lobo.

El presidente descalifica a la clase política y la llama corrupta, ¿cómo se siente ante esos calificativos?
Lamentamos que no solo en el discurso presidencial, sino en la tónica de la política ecuatoriana estén los insultos, la intolerancia. Queremos un discurso proactivo, propositivo, de respeto a las diferencias.

Tras el fracaso de la clase política, en el 2006 apareció un outsider, Rafael Correa, que ganó las elecciones y ha atomizado a la clase política. ¿Cree que el país está contento con él?
Las estrategias políticas dependen de los momentos. Y esa corriente surge en un momento en que la gente pedía que se vayan todos porque estaba desilusionada de una clase política que no trabajaba para satisfacer sus necesidades. Este es un nuevo momento político en el que mucha gente está cansada de ver que odios y venganzas no resuelven sus problemas. Y algo importante: la gente ya no habla tanto de que necesita un caudillo, sino de una nueva organización política.

¿La partidocracia o la oposición han aprendido alguna lección de este proceso?
Ojalá. Esperamos que más organizaciones estén encontrándose con la gente que necesita opciones para escoger.

La Defensoría del Pueblo habla de criminalización de la protesta social. Sin embargo, no hay movilizaciones como en épocas anteriores, ¿a qué lo atribuye?
A que las circunstancias políticas varían. Este Gobierno llegó al poder al concentrar todas las fuerzas sociales; se juntaron las izquierdas que en ese proceso coptaron todos los espacios de movilización social. Sus líderes (de la izquierda) fueron colocados en posiciones burocráticas. Y algunos que quisieron sobrevivir se dividieron. Y el factor más importante de movilización, que es la participación ciudadana, se la metió en la estructura del Estado. Yo cuestioné esto en la Constituyente, pues si se la burocratiza se está quitando el alma de los procesos de movilización.

El Gobierno dice que estamos mejor que antes en la economía y, pese al incremento de víveres y otros productos de consumo masivo, ya no hay las continuas quejas sobre el tema.
Hay cosas que caerán por su propio peso. Hasta hace poco, mucha gente repetía que uno de los mayores logros del Gobierno es la salud. Los resultados están mostrando lo contrario. El Gobierno dice que solo hay 5% de desempleo y cuando se pregunta a la gente cuáles son sus problemas dice inseguridad y desempleo. Entonces algo pasa y la gente va a reclamar. Es cierto que ha habido miedo. Al principio mucha gente tenía temor de venir a las reuniones. Ahora que CREO empieza a crecer ya viene.

¿Por qué la gente siente miedo de participar?
Hay una confusión, pues un funcionario público no es funcionario del presidente de la República y tiene derecho a participar, pero la gente siente que si le ven en una reunión política va a perder el trabajo. Llegué a ver ese temor hasta en los profesores.

¿Cuál es la propuesta de Gobierno de CREO?
Nuestro plan no se gestará desde la imaginación de dos personas de forma demagógica y con propuestas idealizadas. Haremos una investigación para un diagnóstico. Por ejemplo, del empleo tomaremos los indicadores oficiales, discutiremos y validaremos con las bases y gente experimentada para definir los ejes del plan con mecanismos concretos.

Si estamos en un modelo de socialismo del siglo XXI, ¿a qué modelo económico apuntan?
No han servido de nada definiciones doctrinarias porque nadie sabe ni entiende qué son. Queremos conceptos claros y un manejo que genere oportunidades de empleo, de acceder a la seguridad social y a condiciones para el emprendimiento. Hay que darle autonomía a la gente. No queremos que la gente dependa del Estado.

De ganar las elecciones, ¿CREO desmontaría las políticas de este Gobierno?
Por el contrario. Tendremos un conocimiento tal de la realidad que aquí no se trata de desmontar o montar cosas nuevas. El criterio no es ideológico, sino lo que la gente requiere.

Perfil: Mae Montaño Valencia
EDAD
57 años

TÍTULOS
Ing. Comercial, Lcda. en Ciencias de la Educación y diplomado en Periodismo por la U. Luis Vargas Torres (Esmeraldas); diplomado en Políticas Públicas (U. de Chile), Alta Gerencia (Incae).

ÚLTIMOS CARGOS
Gerenta de A. Portuaria de Esmeraldas (1997-2003); Pta. de Corpecuador (1999-2003); asambleísta (2007-2008).

Mae Montaño: «Al burocratizar la participación se quita el alma de movilizaciones»
Política
2012-02-05T07:50:05-05:00
La directora política del movimiento CREO dice que la gente tiene miedo de participar en reuniones políticas.
El Universo