QUITO.- Ecuador y Colombia acordaron ayer  profundizar los controles policiales y militares en al menos 70 pasos fronterizos, como parte del reestablecimiento de las relaciones entre las dos naciones.

Durante una reunión que se realizo este miércoles en el Palacio de Najas en Quito, entre los cancilleres de Ecuador, Ricardo Patiño y de Colombia, María Ángela Holguín, se definió "reforzar" la seguridad fronteriza y trabajar en el control de contrabando de gas y los derivados de petróleo.

Holguín llegó a la capital en horas de la mañana y estuvo reunida con Patiño y otras autoridades por casi seis horas para dar seguimiento a los acuerdos iniciados durante la Convención Bilateral que se realizó en el sector fronterizo de Ipiales en septiembre pasado.

Acta de Unasur
La visita de la Canciller colombiana sirvió también para entregar el Acta Constitutiva de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) dando paso a que este organismo se constituya legalmente y sea reconocido en la región.

Holguín anunció que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, estará en Quito para reunirse con su homólogo Rafael Correa en el Palacio de Carondelet este lunes.

Publicidad

Además, mantendrá reuniones con empresarios ecuatorianos durante la mañana para afianzar las relaciones comerciales.

Respecto a temas como el conflicto entre transportistas de los dos países, por el traspaso de productos en el puente de Rumichaca en la frontera, Patiño recordó que se continuara aplicando el articulo 399 de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que establece el libre tránsito de mercancías.

"Son los gobiernos de Colombia y Ecuador quienes establecen la normativas", advirtió el canciller, a la vez que garantizó que tanto empresarios como transportistas podrán comercializar libremente sus mercancías.

Los dos gobiernos decidieron ampliar la zona  de integración fronteriza para  facilitar el flujo de turistas.

Al final de esta cita binacional, Holguín destacó que esta había sido un encuentro "provechoso" que demostraba el fortalecimiento de las relaciones entre las dos naciones, rotas tras el bombardeo a un campamento de las FARC en la zona de frontera en Ecuador, en  Angostura en el  2008.