El monumento a Antonio José de Sucre se inauguró en esta ciudad hace un siglo

ARCHIVO

El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración. 

El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración. 

El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.
ARCHIVO

El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.
ARCHIVO El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.


El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.
El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.


El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.
El monumento a Sucre en los años 1920, 1936 y en la actualidad. El parque que lo acogió tuvo cambios y ahora es la Plaza de la Administración.
10 de Octubre, 2011
10 Oct 2011

Reconocida como una de las más hermosas obras escultóricas que resaltan en el paisaje urbano guayaquileño, el monumento al mariscal Antonio José de Sucre (1795-1830), creación del escultor italiano Augusto Faggioni, se construyó en 1910, pero su inauguración oficial ocurrió el 8 de octubre de 1911, hace exactamente un siglo.

Como sucedió con los monumentos a José Joaquín de Olmedo, Eloy Alfaro, Guayas y Quil y otros, que cambiaron su ubicación original especialmente por las exigencias del desarrollo urbanístico, el que nuestra comunidad erigió al valiente militar venezolano también corrió igual suerte hace pocos años.

En efecto, la escultura y sus complementos que desde 1911 y por prolongado lapso permaneció en la llamada plaza Sucre –limitada posteriormente por los palacios de la Gobernación del Guayas y Municipal de Guayaquil– en el 2004 fue trasladada a corta distancia para ocupar el centro la Plaza de la Administración, como parte de la ‘regeneración urbana’ emprendida por el Ayuntamiento local.

El trabajo de Faggioni fue contratado en 1908 por el ‘Comité Sucre’, que se formó en esta metrópoli apenas se inauguró el monumento a Bolívar en 1889. Años antes –1887– el Diario Los Andes había lanzado la idea de su erección para honrar la memoria de Sucre. El grupo reunió a notables personajes como Pedro Carbo, Manuel de J. Arzube, Luis Vernaza, Alfredo Baquerizo Moreno, Emilio Clemente Huerta, Francisco Fernández Madrid, Armando Pareja Coronel y muchos otros personajes guayaquileños.

El costo fue pagado con las donaciones del vecindario, que jamás negó el voluntario aporte para ejecutar el proyecto. La estatua se fundió en Italia y cuando estuvo en esta urbe se la colocó junto al solar que quedó tras el incendio de la ‘Casa Consistorial’, lugar que correspondió en los últimos años al pequeño parque ubicado entre el Palacio Municipal y la Gobernación del Guayas, donde ahora se levanta el monumento a la Fragua de Vulcano.

Durante el solemne acto de inauguración del 8 de octubre de hace una centuria, intervinieron algunos oradores como César Villavicencio, quien de manera formal a nombre del ‘Comité Sucre’ entregó la obra al Concejo Cantonal. Además asistieron Gustavo R. Icaza, gobernador del Guayas; Pedro J. Montero, jefe de Zona Militar; y José Antonio Campos, director de Estudios del Guayas.

Compañías de marineros del cazatorpedero Libertador Bolívar formaron la escolta y rindieron los honores de estilo, con descargas de fusilería. Participación que emocionó al público fue la del coro de 100 alumnas del normal Rita Lecumberri, interpretó el Himno Nacional. Asistentes y delegados de instituciones recibieron medallas que se emitieron en recuerdo del acto.

La estatua de Sucre se levanta sobre un pedestal cuya base inferior es de mármol y la segunda de granito. En la parte superior del pedestal, hacia el frente, hay un alto relieve de bronce que representa la Batalla del Pichincha, y donde sobresalen entre un grupo de combatientes, las figuras del general José María Córdova, a caballo, y del teniente Abdón Calderón.

En verdad, una bella obra de alto mensaje cívico que Guayaquil ofrece con orgullo a la mirada de sus propios vecinos y a la de los extranjeros y ecuatorianos que la visitan.

El monumento a Antonio José de Sucre se inauguró en esta ciudad hace un siglo
Gran Guayaquil
2011-10-09T10:24:31-05:00
Su primer emplazamiento fue el centro de la plaza de su mismo nombre, que años después quedaría limitada por los palacios de la Gobernación (1923) y Municipal (1929). Ahora está en la Plaza de la Administración.
El Universo