Ramal de Puerto Hondo también recibe drenajes

Aguas blanquecinas en las que flota basura desembocan en uno de los ramales del estero Salado en el sector de la 19 y El Oro del suburbio oeste de Guayaquil. La tierra tiene una tonalidad oscura en una de las descargas de aguas servidas detectadas en el puente del centro comercial Albán Borja, en el noroeste de Guayaquil.
Aguas blanquecinas en las que flota basura desembocan en uno de los ramales del estero Salado en el sector de la 19 y El Oro del suburbio oeste de Guayaquil.
Aguas blanquecinas en las que flota basura desembocan en uno de los ramales del estero Salado en el sector de la 19 y El Oro del suburbio oeste de Guayaquil.
La tierra tiene una tonalidad oscura en una de las descargas de aguas servidas detectadas en el puente del centro comercial Albán Borja, en el noroeste de Guayaquil.
La tierra tiene una tonalidad oscura en una de las descargas de aguas servidas detectadas en el puente del centro comercial Albán Borja, en el noroeste de Guayaquil.
31 de Julio, 2011
31 Jul 2011

Una pareja y niños se bañaban la mañana del 11 de julio pasado en el balneario de Puerto Hondo, parte del conjunto de ramales que conforman el estero Salado, un estuario que serpentea la superficie de la ciudad.

Ellos aseveraban que este lugar es uno de los pocos puntos del estero que tiene bajos niveles de contaminación, pero esta situación va variando con la instalación de urbanizaciones y fábricas situadas a un costado de la vía a la costa, hacia el noroeste de la ciudad.

Pescadores de Puerto Hondo dan cuenta de que la pesca es una actividad que quedará como parte del pasado en la zona, ante la reducción sistemática de las especies que capturan.

Ellos refieren que basta internarse en canoa tan solo unos quince minutos desde este balneario por los ramales que tienen forma curvilínea para observar una de las descargas contaminantes. Así lo confirma Rubén Meregildo, quien agrega que esta descarga proviene de la empacadora de pescado Orvipesa. “Hace unos cuatro años sacaba 50 libras de camarón en un trabajo de ocho horas, pero desde hace unos dos años, cuando apareció esa descarga saco solo hasta 15 libras, la pesca está mala”, dice Meregildo quien ha vivido en Puerto Hondo sus 39 años de vida.

Camilo Ruiz, director de Medio Ambiente del Cabildo, asegura que sí se ha intentado intervenir en este caso y que la industria en mención “está cumpliendo los plazos determinados por el Municipio para que solucione sus problemas ambientales”. Aunque este funcionario municipal no detalla cuál es el plazo otorgado para que la descarga sea mitigada, ni menciona por qué no se han aplicado sanciones.

Controlar que las aguas servidas no se depositen en el brazo de mar y sus ramales es de competencia municipal.

Pese a las obras de alcantarillado que se ejecutan a través de la concesionaria Interagua, cada año el Municipio encuentra nuevas fuentes contaminantes de aguas servidas que se vierten de forma directa al estero sin tratamiento previo.

Solo entre enero de 2010 y junio pasado (18 meses), la Dirección de Medio Ambiente del Cabildo ha detectado unas 1.700 nuevas fuentes de contaminación del estero provenientes de casas y empresas.

De estas, Ruiz afirma que “la mayoría está cumpliendo con las normas y la minoría (unas 400) está en proceso de cumplimiento”, según detalla este funcionario, sin precisar en función de qué parámetros se miden los plazos otorgados.

Esta detección se concreta con el personal asignado a la Dirección de Medio Ambiente del Municipio. El exdirector de esta unidad Mauricio Velásquez menciona que “no es fácil responder de manera óptima con el personal que se tiene”, refiriéndose a los 48 empleados asignados, según la proforma presupuestaria de este año.

Este exfuncionario municipal recalca también que “una cosa es lo que se puede asignar y otra lo óptimo que se necesitaría desde un punto de vista netamente técnico” para conseguir la rehabilitación.

Reseña por ejemplo que en países como India (en Asia) se financió un plan para descontaminar el río Ganges con un préstamo de un billón de dólares que dio el Banco Mundial. “Esto es más o menos utilizar todo el presupuesto municipal de Guayaquil durante más de 3 años consecutivos y olvidarse del bacheo, limpieza de calles, regeneración urbana y alcantarillado”, asevera Velásquez, quien reconoce que “siempre se necesitarán más recursos”.

En tanto, las obras de alcantarillado para contrarrestar la contaminación consisten en interceptar las descargas pendientes para bombearlas hacia un sistema de tratamiento que incluye distintas lagunas de oxidación (como las ubicadas en sectores como Sauces, Alborada y Orquídeas) y plantas de tratamiento (situadas en Progreso y La Pradera) para luego drenar estos líquidos hacia los ríos Daule y Guayas.

Unas de las zonas donde se ejecutan estas obras es el área ubicada en los costados de la vía a la costa sobre las que están urbanizaciones como Jardines del Salado y Puerto Azul, que se consolidaron sin contar con un sistema de alcantarillado adecuado en el sector.

Los moradores de Puertas del Sol, otra de las ciudadelas del área, afirman que de a poco se conectan al sistema construido, pero reclaman que el desfogue de aguas servidas que proviene de Puerto Azul se mantiene. “Esperamos que cuando terminen los trabajos se arregle”, dice Juan Ochoa, uno de los moradores de este sector.

Cifras: Inversiones
$ 11,9
Millones. Esa es la cantidad que desembolsará el Municipio entre el 2012 y 2019 para concesionar la recolección de los desechos sólidos que flotan en el estero Salado y sus ramales.

$ 30
Millones. Es lo que se invierte para dotar de alcantarillado sanitario a la ciudad.

Ramal de Puerto Hondo también recibe drenajes
Gran Guayaquil
2011-07-30T11:55:09-05:00
Es uno de los pocos puntos del estero Salado donde aún se realiza pesca y turismo.
El Universo

Lo más leído