Concierto de The Eagles marca inicio de boda del príncipe de Mónaco

MÓNACO.- El príncipe Alberto II  y su novia Charlene Wittstock, recibieron una guitarra autografiada por los miembros de la banda The Eagles, Joe Walsh y Don Henley (i).
MÓNACO.- El príncipe Alberto II  y su novia Charlene Wittstock, recibieron una guitarra autografiada por los miembros de la banda The Eagles, Joe Walsh y Don Henley (i).
MÓNACO.- El príncipe Alberto II y su novia Charlene Wittstock, recibieron una guitarra autografiada por los miembros de la banda The Eagles, Joe Walsh y Don Henley (i).
30 de Junio, 2011
30 Jun 2011

AFP
MÓNACO.- El concierto de The Eagles, al que asistieron Alberto II de Mónaco y su prometida, Charlene Wittstock, la noche del jueves en el estadio Louis-II, lanzó las festividades de la boda principesca, con buen ambiente y ante unos 15.000 monegascos y residentes.

Al final del concierto, pasada la medianoche, cuando las luces se volvían a encender en el estadio y los novios todavía estaban aplaudiendo puestos en pie en la tribuna presidencial, la muchedumbre congregada en el césped del campo de fútbol dedicó una prolongada ovación al príncipe.

Alberto II y Charlene Wittstock, que deben unirse civilmente la tarde del viernes y luego en boda religiosa el sábado, estaban relajados y sonrientes rodeados de familiares y amigos.

Vestida con pantalón oscuro y corpiño negro que dejaba ver sus hombros de ex nadadora, la sudafricana Charlene, que los rumores señalaban desde hace días como muy afectada por la aparición de un nuevo hijo oculto del novio, padre de dos hijos naturales, hasta el punto de querer huir, esbozó unos pasos de baile con el príncipe al final del concierto, que duró más de dos horas.

The Eagles, que ofrecieron su éxito Hotel California a los diez minutos apenas de empezar el concierto, dedicaron al príncipe Alberto II, que llevaba una chaqueta negra, una canción titulada "Love will keep us alive" (El amor nos mantendrá con vida).

En la tribuna presidencial se podía reconocer además a la princesa Carolina con sus hijos.

La boda civil en la sala del Trono del Palacio, el viernes a las 17:00 locales será corta. Charlene se convertirá en  princesa de Mónaco antes de ir a saludar a sus súbditos desde el balcón de palacio antes de fundirse con la multitud.

El sábado, a la misma hora, su llegada con traje de novia, del brazo de su padre, por una alfombra roja que cruzará la plaza del palacio, debería ser transmitida por más de 50 televisores y mostrada en pantallas gigantes.

La soprano Renée Fleming y el tenor Andrea Bocelli cantarán en la ceremonia religiosa bajo los baldaquinos blancos instalados para proteger del sol a los invitados.

Una cena, preparada por el chef francés Alain Ducasse, será servida luego a los invitados, antes de un baile y unos gigantescos fuegos artificiales.

 

Concierto de The Eagles marca inicio de boda del príncipe de Mónaco
Gente
2011-06-30T14:53:15-05:00
El Universo