El teatro por encima de todo

Martha vivió muchos años en Urdesa, pero se cambió a la vía a Samborondón en busca de paz y mayor seguridad. Junto a Marina Salvarezza.
Martha vivió muchos años en Urdesa, pero se cambió a la vía a Samborondón en busca de paz y mayor seguridad.
Martha vivió muchos años en Urdesa, pero se cambió a la vía a Samborondón en busca de paz y mayor seguridad.
Junto a Marina Salvarezza.
Junto a Marina Salvarezza.
19 de Mayo, 2011
19 Mayo 2011

Para conocer a alguien hay que conocer su espacio. Y entrar en la casa de Martha Ontaneda es adentrarse en sus pequeños detalles y recuerdos.

Aunque Martha se mudó hace poco a una urbanización de la zona (km 7,5), trajo consigo la utilería de su vida. Botellas, armas, teléfonos, instrumentos musicales, cuadros y relojes la rodean.

“Somos amantes de las antigüedades y quisiera poner más, pero no caben”, expresa acerca de su minimuseo, que trajo de El Palace, la hostería que tenía su esposo Roberto Mastalir en Baños.

Lleva también 25 años de actividad artística en la televisión y el teatro, que celebrará en julio con el estreno de la obra Miss Agua Dulce.

Martha había hecho obras de títeres (estudios con Carlos Usher), pero comenzó a actuar en el Teatro Experimental Guayaquil, que estaba a cargo de la actriz Marina Salvarezza, en 1986.

De padres médicos (Miguel Ángel Ontaneda y Colombia Miranda, ambos fallecidos), es la única en su familia que escogió el arte como profesión. “Mi papá era cuentacuentos, de él aprendí dicción, pero con esto del teatro se nace, no solo hay que estudiarlo”, cree.

Ninguna de sus tres hijas (Estefanía, Andrea y Denisse) se dedicó a esta profesión, y de sus tres nietos, ve en Valentina un gusto por la actuación, aunque no sabe si le durará cuando crezca.

Martha dice que antes, en los años de la compañía, actuar era distinto, y que en esta profesión “nunca se tiene grandes aspiraciones monetarias”. Con poco o nulo apoyo gubernamental, la empresa privada y los fondos municipales (de Guayaquil) fueron un apoyo en su carrera como actriz y productora.

Ha actuado en decenas de obras, entre las que destaca Señora Democracia (1987), de Henry Raad; A puerta cerrada (1988), de Jean Paul Sartre; Las cuatro verdades, de Marcel Aymé (1991); Hay que deshacer la casa, de Sebastián Junyet (2002); y sobre todo La casa de Bernarda Alba (1986), la primera obra que protagonizó, de Federico García Lorca, que cumple también 25 años de estreno. Por este aniversario será montada este año por Jaime Tamariz y Martha formará parte del elenco protagónico.

LA PRODUCCIÓN

En el 2006 Martha creó OM Producciones. Su primer proyecto fue ‘Ocho mujeres’, la historia del asesinato de un hombre en las afueras del Guayaquil de los años cincuenta, junto a Totty Rodríguez, Estela Álvarez, Éricka Vélez, Prisca Bustamante, Aurora Valdez, Teresinha Murtinho y Monse Serra. Fue una adaptación del musical del mismo nombre que dirigió François Ozon y que se basa en el texto teatral de Robert Thomas.

Luego vinieron Las Damas del Edén (2007), escrita y dirigida por Eduardo Muñoa; Nosotras que nos queremos tanto (2008), dirigida por Antonio Santos , Montesco y su señora (2009), por Ramón Arias; Maduritas, macrobióticas y multiorgásmicas (2009), bajo la dirección de Cristian Cortez y Hasta que la muerte nos separe (2010), por Maribel Solines.

En televisión sobresalen sus papeles en Una mujer, Isabela, Ángel o demonio, El cholito, Amores que matan y La pareja feliz (Teleamazonas), en la que aparece actualmente como mamá del panzón (interpretado por el actor David Reinoso). Actuó también en series de TV como Archivos del destino y De la vida real y en las películas locales El niño Danny, Virgen del Coromoto, La gata y Un cuento sin hada.

Martha confiesa que este será su último año como productora, porque se ha tornado muy difícil y agotador ‘tocar puertas’. Siempre sustentó su carrera en las tablas dando clases y trabajando en televisión. “El teatro estará por encima de todo, por el contacto con el público (...) como productora no, pero como actriz hay para rato”, sentencia.

ESTRENO

Aparentar para subir de estatus

Acerca de la nueva obra que produce y protagoniza, Miss Agua Dulce, Martha explica que es una historia irónica y social. “Trata sobre una familia venida a menos, cuya jefa, la Nena Gómez, hace todo lo posible por guardar las apariencias y mantener un nivel social alto. Fue escrita por Cristian Cortez (versión libre de una obra centroamericana), dirigida por Maribel Solines y el elenco está formado por Martha Ontaneda, Hugo Avilés, Catherine Velasteguí, Luciana Grassi y Juan José Jaramillo. Las funciones serán el 28, 29 y 30 de julio, a las 20:30, en el Teatro Centro de Arte. “Nunca hemos estado en un escenario tan grande, pero las damas de la Sociedad Femenina de Cultura me han tratado excelente. Espero que se llene y sea un éxito”, dice Martha.

El teatro por encima de todo
Gran Guayaquil
2011-05-19T09:57:45-05:00
Una mujer que lleva 25 años actuando en las tablas. Protagonizó clásicos teatrales locales y aportó al arte como productora de obras. A fines de junio estrenará Miss Agua Dulce.
El Universo