EFE-AFP
PANAMA.- Un nuevo proyecto de ley que busca penalizar con hasta cuatro años de cárcel las críticas que se consideren "infundadas" contra funcionarios públicos, ente ellos el Presidente, fue presentado ayer por el diputado oficialista Agustín Shellhorn.

La presidenta del Colegio Nacional de Periodistas de Panamá, Grisel Bethancourt, rechazó "contundentemente" lo que considera un nuevo intento de establecer una 'ley mordaza' como en la dictadura militar.

"Es grave lo que está sucediendo", advirtió Bethancourt, del tabloide Crítica.

Shellhorn argumentó que hay "excesos" a los que "hay que ponerle fin", y la respaldaron el presidente del Parlamento, José Muñoz, y el gobernante del país, Ricardo Martinelli.

El Mandatario, un empresario de derecha, dijo a los periodistas que no cree "que se violen las libertades individuales", y argumentó que a él lo critican e insultan sin justificación constantemente y que eso "no ocurre en otros países".

Bethancourt le recordó al presidente que en Panamá "hay una democracia, existe una Constitución que establece los deberes y derechos de todos" y explicó que una nueva "ley mordaza" afecta a todos los ciudadanos, no solo a periodistas. "Esto es coartar la libertad de expresión. ¿Quién pone límite a lo que es o no es ofensa?", dijo Balbina Herrera, ex candidata presidencial en 2009 del opositor Partido Revolucionario Democrático. Martinelli "merece un respeto, pero también el Presidente lo tiene que tener a la sociedad panameña, y se ha dedicado a ofender a muchos sectores, a los que ha catalogado de bochinchosos, ladrones, corruptos", dijo Herrera.