Estampas porteñas

GG02A160710,photo01AAA.jpg
GG02A160710,photo01AAA.jpg
GG02A160710,photo01AAA.jpg
16 de Julio, 2010
16 Jul 2010

Guayaquil, ciudad noble, perla hermosa/ engastada en la tierra ecuatorial,/ de la cuenca del Guayas flor preciosa,/ encendida de gracia tropical.
Guillermo Valarezo Junco, riosense

Emblemáticos deportistas
Entre los años 1936-1937 fue latente la euforia por la competencia náutica Guayaquil-Punta de Piedra, en la que participaron Electra Ballén y Elí Jo-Jo Barreiro; y era porque el recorrido estaba infectado de lagartos y tiburones. Pero marcó el inicio de nuestra natación.

Guayaquil tenía una sola piscina de 25 m en Loja y Malecón; por el entusiasmo los jóvenes lo hacían diariamente en el río Guayas.

Nuestro país recibió la invitación a participar en el Campeonato Sudamericano de Natación (Lima, marzo de 1938). Aceptada aquella se nombró entrenador del seleccionado al italiano Arduino Tomassi.

Fueron convocados los nadadores hermanos Abel y Carlos Luis Gilbert, Luis Alcívar Elizalde y Tomás Angel Carbo. Todos jóvenes fueron a competir y no faltaron las burlas por su edad. Ejemplo: ¡Oye niño, no es competencia para pibes! De nuestros nadadores, Carbo no participó por falta de oportunidad. Un mismo deportista tomó parte en dos o tres pruebas diferentes el mismo día.

La noche anterior a la culminación del campeonato, Argentina lo tenía asegurado y solo un milagro le daba el triunfo a Ecuador; mas, esto sucedió cuando Ricardo Planas consiguió el campeonato en los 1.500 m y el vicecampeonato en otra prueba. Por la velocidad de nuestros participantes, los calificaron como los ‘grillos’ y la ‘lancha’ a Planas.

La hazaña recorrió el mundo y anunció que cuatro jóvenes ecuatorianos conquistaron el Campeonato Sudamericano en Lima. Al llegar a Guayaquil, nuestra delegación fue recibida apoteósicamente, lo que aún es recordado por quienes fueron testigos.

Recuerdos de Walter David Sánchez Rodríguez

Estampas porteñas
Gran Guayaquil
2010-07-15T12:40:18-05:00
Entre los años 1936-1937 fue latente la euforia por la competencia náutica Guayaquil-Punta de Piedra, en la que participaron Electra Ballén y Elí Jo-Jo Barreiro; y era porque el recorrido estaba infectado de lagartos y tiburones. Pero marcó el inicio de nuestra natación.
El Universo