REUTERS
GINEBRA, Suiza.- La presidenta suiza, Doris Leuthard, llamó este domingo a contar con un registro central de sacerdotes pedófilos, a fin de evitar que tengan más contactos con niños.

La declaración de Leuthard a los medios se produce mientras un escándalo de abusos sexuales sacude a la Iglesia Católica en todo el mundo, mientras que la policía suiza también investiga acusaciones de que niños fueron acosados por sacerdotes.

"Si los autores provienen del mundo civil o clerical no tiene diferencias. Ambos están sujetos a la ley penal suiza, sin si o pero", dijo Leuthard.

Leuthard dijo que era importante garantizar que los pedófilos no tengan más contacto con niños y que la posibilidad de un registro de sacerdotes que cometieron abusos sería considerada.

El semanario suizo SonntagsZeitung reportó que la Conferencia de Obispos suizos estaba considerando sostener una reunión de emergencia, donde el tema de un registro podía ser discutido, antes de su encuentro anual del 31 de mayo al 2 de junio.

La iglesia suiza planea contrarrestar la publicidad negativa del escándalo de abuso sexual con una campaña de propaganda con carteles que dicen "Más Buenas Noticias", que sería exhibida en iglesias en cada una de las 2.000 parroquias del país, reportó otro semanario, Sonntag.