El ex ministro  también criticó a su ex colaborador, José Chauvin, por no haberle comentado de sus múltiples citas con el guerrillero.

El ex ministro de Seguridad Interna y Externa, Gustavo Larrea, negó que su reunión con el número dos de la guerrilla de las FARC, Raúl Reyes, en febrero del 2008, haya sido en Angostura, como lo afirma Manuel Silva, ex jefe de la Unidad de Investigaciones de la Policía, en una carta pública.

Larrea también dijo que el Presidente de la República estaba al tanto de su reunión con Reyes, a pesar de que en una entrevista publicada ayer en el diario El Comercio, Rafael Correa dice lo contrario.

Cara o sello
Las declaraciones
“Gustavo nunca me dijo que fue con Raúl Reyes con quien se reunió”.
Rafael Correa
Presidente

Publicidad

“Me reuní con Reyes...  con pleno conocimiento del Presidente de la República”.
Gustavo Larrea
Ex ministro

Una nueva contradicción, ahora entre el presidente Rafael Correa y el ex ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, surge sobre la vinculación de ex funcionarios del Gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En entrevista publicada ayer por diario El Comercio,  Correa aseguró: “Gustavo nunca me dijo que fue con Raúl Reyes con quien se reunió. Sostuvo que tendría contactos con las FARC. Cuando sucedió lo de Angostura, él me dijo que mataron a Raúl Reyes, con quien había dialogado”. Mientras tanto, el sábado último, Larrea le dijo a El UNIVERSO que Correa tenía pleno conocimiento de su cita con Reyes y desmintió que su encuentro con el ex líder guerrillero se haya realizado  en Angostura, como lo señala Manuel Silva, ex jefe de la UIES de la Policía en una carta pública.

Según reveló en una carta Manuel Silva al comandante de la Policía, Jaime Hurtado, la UIES  le entregó un informe en el cual consta el viaje de un señor Larrea a Lago Agrio, el 11 de febrero del 2008, y su regreso cuatro días después...    No he estado esos días en Lago Agrio, menos cuatro días, generalmente mis viajes han sido de un solo día y muy poco realmente hacia esa zona. Entiendo que quien se hospedó en un hotel en Lago Agrio es un señor Gustavo Larrea Portalanza, amigo del hijo del dueño del hotel, que no tiene nada que ver conmigo. Esa es una información malintencionada porque el equipo de Inteligencia debe tener esa confirmación, si es que la versión proviene de allí.

En ese documento se indica que el 7 de febrero usted se habría reunido en Angostura con Raúl Reyes.  No me he reunido en Angostura, soy un patriota, jamás me reuniría en un campamento de una fuerza irregular en territorio nacional, lo hubiera denunciado de manera inmediata. Me reuní con Reyes para pedirle la liberación de Íngrid Betancourt, de tres ciudadanos norteamericanos, como lo he dicho de manera reiterada a la prensa, y con pleno conocimiento del Presidente de la República. Este es un montaje más de los que se han venido haciendo en las últimas semanas y que he desmentido categóricamente.

Publicidad

¿Qué hizo en esas fechas? ¿Dónde estuvo? Del 11 al 16 de febrero mantuve reuniones de trabajo. Tuve Gabinete en Salinas el 15 y 16, jamás me moví en el país sin seguridad; en los dos años que ocupé los ministerios de Gobierno y de Seguridad me moví con una avanzada de seguridad.

Según la carta de Silva, en esa reunión Reyes le habría pedido el cambio del coronel Gonzalo Cabezas, a cargo del área de frontera, porque hacía muchos operativos de control que le estaban hostigando...  Eso es absurdo, al coronel Cabezas lo cambian mucho después del bombardeo a Angostura. Yo salí del Ministerio de Gobierno en noviembre del 2007 y desde entonces no tenía ningún mando sobre la Policía. Más aún, el coronel Cabezas es un  oficial que hizo un gran trabajo en la frontera; el  2007 logramos reducir  el sicariato. Lo que debe preocuparnos es cómo se masacra gente en nuestro territorio, cómo se viola la soberanía.

En la misma carta, Silva dice que el presidente Correa le pidió al comandante de la Policía, Jaime Hurtado, recopilar información sobre usted para acusarlo de traición a la Patria. Como lo dijo el presidente Correa en su cadena del sábado, es una patraña más en mi contra. Soy un patriota, tengo una relación estrecha con el Presidente, respaldo al Gobierno y jamás, cuando estuve en funciones públicas, actué sin la plena disposición del señor Presidente.

Según la revista Vanguardia, el Presidente lo quiere a usted lo más lejos posible.  Son versiones malintencionadas o mal informadas. No hay ningún problema de esa naturaleza, son patrañas, conjeturas o suposiciones.

¿Por qué y quiénes están montando una patraña en su contra?  Hay dirigentes de algunos partidos políticos vinculados a Sociedad Patriótica, fundamentalmente, que buscan politizar un tema de soberanía nacional.

Publicidad

¿Piensa demandarlos?  Aquellas calumnias que merezcan respuestas, en términos no solo de opinión pública sino judiciales, las estudiaré. No creo que se deba judicializar los temas políticos, pero si afectan el honor de las personas tenemos todo el derecho de defendernos.

Hay contradicciones entre sus declaraciones y las de su ex subsecretario de Coordinación Política, José Ignacio Chauvin. Por ejemplo, mientras él dice que gestionó su reunión con Raúl Reyes, usted afirma que la cita fue por un contacto directo de las FARC. ¿Por qué Chauvin mentiría al respecto?  No conozco, digo mi verdad y ratifico que desconocía que él ha mantenido reuniones con ese dirigente y no tenía por qué darme reportes, acuérdese de que fue subsecretario en los primeros meses de gobierno y no cuando él dijo haberse reunido con el señor Reyes. Jamás tuve información sobre eso.

¿No le parece una actitud extraña o desleal el hecho de haberle ocultado su amistad y sus siete citas con el guerrillero Raúl Reyes, más aún cuando usted lo invitó a Angostura luego del ataque, sin ser funcionario público?  Jamás tuve información sobre esa relación. Nunca me dijo absolutamente nada, lamento profundamente que no me haya dicho, no sé las razones por las que no lo hizo.

Eso ha generado más dudas sobre el caso...  A mí desde luego que me genera dudas, pero esa es una responsabilidad de él, no mía, pues.

¿Qué hará si en la instrucción del fiscal antinarcóticos Jorge Solórzano se comprueba la vinculación de Chauvin con la red de narcotráfico de los hermanos Ostaiza?  El Fiscal no es juez, será el juez pertinente quien determine responsabilidades.

Pero, de comprobarse esa vinculación, sería grave que altos funcionarios puedan estar rodeados de personas vinculadas a esos delitos...  Usted me pregunta sobre una hipótesis o conjetura, le contestaré si llegara a suceder.

¿En algún momento tuvo sospechas sobre esa relación?  No, en lo absoluto, lo he reiterado y no hay nada que indique lo contrario.