Miércoles 17 diciembre | 17:26 Política

Ecuador da multitudinario adiós al guayaquileño ex presidente León Febres-Cordero

Un sentido adiós expresaron esta tarde los miles de ciudadanos que acompañaron hoy el camino final de León Febres-Cordero hasta el camposanto donde reposarán sus restos.

/data/recursos/fotos/otroleon_228_168.jpg

El sonido de trompetas dio el inicio al vuelo de tres aviones que precedió el minuto de silencio para de inmediato producirse los siete disparos como parte de los honores al ex Jefe de Estado.

Previamente, la hija mayor de León Febres-Cordero, María Eugenia de Bjarner recibió la bandera de Ecuador que estos tres días de velatorio descansó sobre el féretro con los restos del ex mandatario.

Miles de ciudadanos gritaban el nombre "León" y aplaudían mientras era trasladado en hombros el ataúd con los restos del ex presidente León Febres-Cordero a su morada final. El recorrido desde la Catedral de Guayaquil tomó cerca de dos horas. Sus restos llegaron a Parque de la Paz a las 17:15.

La seguridad no ha podido contener el fervor de los ciudadanos que con afiches y banderas con crespones negros dan los últimos honores al líder político guayaquileño.

El sonido de las sirenas y un helicóptero alertó a quienes estaban en los alrededores del lote 20 en el Parque de la Paz sobre la llegada del cortejo fúnebre del fallecido ex mandatario León Febres-Cordero. Eran las 16:00. Todo fue una falsa alarma.

No obstante desde ese instante los carteles con leyendas que recordaban y"Un hombre solo muere cuando es olvidado, León Febres-Cordero jamás será olvidado y por eso jamás morirá", Jaime Nebot al hablar de LFC agradecían las obras de Febres-Cordero en Guayaquil se levantaron y no volvieron a bajarse. Quince minutos despues llegó su esposa Cruz María Massuh, le siguieron allegados como el ex presidente Sixto Durán Ballén, quien brevemente dijo que debemos aprender un poco de las lecciones y deseos que Febres-Cordero tuvo para el país; al acercarse al sector reservado para las autoridades fue recibido con aplausos.

Entre quienes se adelantaron a la llegada del cortejo fúnebre pudo verse a Xavier Neira, Alfonso Harb, Jacinto Velázquez, Jaime Durán Barba, Alexis Mera, este último  colaborador del actual gobierno.

Unos 150 buses con personas se trasladaron hacia la zona de Samborondón, donde está localizado el camposanta. En La Aurora, un área cercana al cementerio, se inició una cabalgata en que decenas de caballos con jinetes vestidos de blanco esperaron para dar los últimos honores al fallecido, amante de los eventos en que concursaban sus caballos de paso.

15:00 Cortejo recorre el centro de Guayaquil
Centenares de ciudadanos acompañan su último recorrido por las calles de Guayaquil. Su paso, flanqueado por banderas celeste y blanco con crespones negros, se realiza en hombros de sus familiares.

Cumpliendo el protocolo del ceremonial previsto para dar los últimos honores a quien fue Jefe de Estado, el arzobispo dio las últimas bendiciones en la Catedral, al despedir al fallecido León Febres-Cordero.

Una solemne misa en la Catedral de Guayaquil dio inicio a los actos de despedida al fallecido ex Presidente de Ecuador y ex Alcalde.

Tras la ceremonia religiosa católica, tres discursos condensaron el pensamiento de los ecuatorianos en la despedida a este político controversial.

En un emotivo discurso, su amigo y coideario, el actual alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, relievó las cualidades de León Febres-Cordero, de quien dijo que "jamás será olvidado y por eso nunca morirá".

"Un hombre solo muere cuando es olvidado, León Febres-Cordero jamás será olvidado y por eso jamás morirá", comentó de su lado el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. Expresó que si bien tuvo errores, en el balance de su vida, sin duda los aciertos fueron infinitamente superiores, así lo reconocen sus adversarios,  cuando son caballerosos.

Su pasión, en todo y por todo pudo ser su gran defecto, o quizás su mayor virtud, porque sin duda fue la fuente de su integridad y entereza que le permitió hacer, no decir,el gran bien que hizo a los ecuatorianos y a los guayaquileños, expresó al resumir la larga vida pública del fallecido líder del Partido Social Cristiano.

Nebot dijo que hay dos momentos en que los hombres somos iguales al nacer y al morir, porque cuando nacemos no traemos nada, y al morir no llevamos nada tampoco, pero, para el Alcalde no es posible que el destructor, el egoísta, el cobarde, el inútil puedan dejar lo mismo como aquel que es constructor, solidario, valiente y el exitoso, "todo esto último fue LFC, por eso es distinto, no igual, por eso, jamás será olvidado y por eso nunca morirá".  

Finalmente, agradeció al patriota que fue LFC, "al guiar nuestro barco hacia un puerto de luz".

Nebot pidió una pausa respetando su encuentro con Dios, pero mañana, como siempre y como él, sigamos siendo los guerreros de la paz y el progreso.

De su lado, su ex vicepresidente Blasco Peñaherrera Padilla, al destacar su tarea como Primer Mandatario en vida trabajó erguido e incólume como un gran árbol, porque "fue un hombre grande, que hacen obras grandes".

Su última batalla ha concluido con una victoria que puede ser su mayor legado, que es el rescate de la civilidad, porque algunos de sus adversarios le rindieron el mejor de los homenajes, expresó Peñaherrera.

Política

Diseño

© Copyright 2008. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.