Domingo 16 de noviembre del 2008 Sucesos

Adolescentes organizan solos sus bandas para cometer delitos

Peter Tavra Franco

En diez meses, 1.444  niños y jóvenes fueron  capturados en actividades ilícitas.

Viernes 7 de noviembre. Eran las 06:30. Tres jóvenes que iban en un bus de la línea 132-Alborruta asaltaron a los pasajeros en menos de cinco minutos.

El atraco comenzó en las avenidas Rodolfo Baquerizo Nazur y Benjamín Carrión y terminó en el redondel de La Rotonda.

José y Freddy  (nombres ficticios),  de 16 y 17 años, fueron capturados por la Policía cuando trataban de huir. El otro delincuente, Orlín Ferrín Valencia, de 25, murió atropellado cuando intentó cruzar la avenida Francisco de Orellana. 

El parte policial involucra a José, pero Martha, su madre, niega que su hijo sea delincuente. La mujer, que lava ropa en casas particulares, creía que su hijo era un cobrador de buses.

 “No puedo darle los estudios a mi hijo, porque no hay plata y lo que gano solo me alcanza para comer", expresaba  desesperada en la Policía Judicial del Guayas, donde su hijo fue trasladado luego de ser capturado.  

La participación  de adolescentes es evidente.  En los partes policiales se reporta de uno a dos menores aislados, por día,  por tenencia ilegal de armas,  robo o posesión ilícita de drogas, en Guayaquil.

Enrique Jácome, jefe de la   Policía Especial de Niños y Adolescentes  del Guayas (Dinapen) afirma que  la participación de los jóvenes en hechos delictivos, en lo que va del año, es preocupante. Según las estadísticas de la Dinapen, en Guayas 1.444 menores fueron aprehendidos de enero a octubre.   

El delito más  cometido es el robo, por el cual 613  menores fueron detenidos, 260  de ellos utilizaron  armas y violencia durante los atracos. 

El informe de la Dinapen revela que la tercera causa de detención es la tenencia ilegal de armas, con   231  detenidos. 

El pasado martes dos adolescentes, de 15 años, fueron aprehendidos  en las calles  Chimborazo y Calicuchima, en el centro de la ciudad,  con armas de fuego.   Moradores del sector identificaron a los jóvenes como malhechores que mantenían en zozobra al sector por sus constantes asaltos.

Entre enero y  junio, una investigación de este Diario reveló que al menos 134 niños y adolescentes fueron  utilizados por adultos para el cometimiento de delitos en Guayaquil.  La mayoría (91%) tenía entre 15 y 17 años y en un menor porcentaje (9%) estaba entre 11 y 14 años, según los partes de la Policía.

Cambio que preocupa
Jácome reconoce que en los últimos meses los menores actúan solos para los asaltos, sin la participación de delincuentes mayores que los guíen.

Según el oficial, los adolescentes mayores, de 16 y 17 años,  lideran bandas conformadas por niños de 11 a 14.    “Desde estos grupos fácilmente pasan a la delincuencia organizada”, asegura preocupado Jácome. 

Marianela Pinargote, directora del Instituto Profesional de Varones  Fase II, donde se encuentran aislados 94 menores infractores que se rehabilitan,   identifica las causas que llevan a delinquir a los  adolescentes.

Pinargote manifiesta  que la razón principal es la destrucción de las familias por la migración. “La mayoría proviene de hogares disfuncionales localizados en sectores marginales de la ciudad”, expresa.

Uno de ellos, David (nombre protegido) de 15 años, lleva una semana en el Hogar de Tránsito donde llegó por posesión  de droga. No tiene padres, vive con su abuela en Bastión Popular. 

Pinargote piensa que el adquirir responsabilidades de adultos  a temprana edad  es el segundo  motivo ‘injustificado’ para delinquir.

“Aquí tenemos adolescentes de 17 años hasta con tres hijos”, revela sorprendida la directora, quien, sin embargo, se muestra más  desconcertada con los que hacen del robo una forma de vida para ganar dinero fácil. “Tener buena ropa y zapatos, y comprar droga, son algunas de las razones por las que cientos de jóvenes decidan participar en delitos”, lamenta.

De su parte, Jácome es más duro en sus comentarios y califica a los adolescentes que cometen delitos como ‘conocedores de la ley’. “Los menores  saben que el Código es muy permisivo,  por eso aprovechan y delinquen sin temor”, denuncia el oficial, quien revela que el 80% de los jóvenes que sale del ‘correccional’ vuelve a delinquir.  “El código de la niñez y adolescencia es demasiado  ‘proteccionista’”, reitera.
 
Rocío Córdoba, procuradora de menores, discrepa con el jefe de  Dinapen. La funcionaria está convencida de que la solución no es el endurecimiento de las penas. “Estados Unidos tiene penas muy duras, incluida la de muerte; sin embargo, es donde se cometen los crímenes más atroces”, opina  la fiscal.

La creación de programas sociales de rehabilitación para los jóvenes es un buen comienzo para combatir la delincuencia juvenil, analiza Córdoba. “A los chicos se les debe enseñar un oficio y valores”, recalca.

Partes de aprehensión
En lo que va del año, la Fiscalía del Guayas recibió más de mil partes de aprehensión de adolescentes infractores. 

Denuncias receptadas
Según la Jefatura Provincial de la Policía Especializada para Niños y Adolescentes (Dinapen), se han receptado 650 denuncias en los juzgados y Fiscalía del Guayas por delitos de menores infractores.

Detenidos por robo
Las estadísticas revelan que el 43% (613) de los menores aprehendidos en lo que va del año (1.444) fueron acusados de asalto y robo. 

Más detenciones
Enero y octubre, con 193 y 187 menores detenidos, respectivamente, son los meses en que más aprehensiones se registraron.

Opiniones

Enrique Jácome
Jefe de la Dinapen del Guayas

“Los adolescentes que cometen delitos conocen muy bien la ley y se aprovechan de ello”.

Marianela Pinargote
Directora Instituto Profesional

“La destrucción de la familia, la paternidad precoz y la droga son las causas para que los  menores roben”.

Sucesos

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.