Inicio - eluniverso.com Noticias del Ecuador y del mundo
DOMINGO | 28 de septiembre del 2008 | Guayaquil, Ecuador
 Ediciones Anteriores
  
eluniverso.com Suplementos Especiales Servicios Clasificados
Publicidad
Portada
Política
Economía
Sucesos
Migración
El País
Internacionales
Deportes
El Gran Guayaquil
Vida
En escena
Religiosa y Obituarios
Opiniones
Editorial
Columnistas
Cartas al Director
Temas
Fotogalerías
Agropecuario
Un día como hoy
Cuéntamelo todo
El Alquimista
The New York Times
Eloisa dice
Suplementos
Servicios

Turbina eólica sirve como ícono de ideal energético

ampliar imagen ampliar imagen

El ascenso de los molinos se compara con la lámpara fluorescente y el ferrocarril.
Imprimir esta noticia Enviar noticia por e-mail

Septiembre 28, 2008

Los detractores de la turbina eólica caen en aproximadamente dos categorías. Para algunos, es el mismísimo tridente del diablo, uno que gira y zumba, golpea a las aves, machuca a murciélagos e irrita a las ballenas.

Para quienes se enfocan menos en la ecología, simplemente es la desgracia afuera de su ventana delantera o junto a su porche trasero. Sin embargo, nada de eso importa ahora. Hoy, la turbina eólica es popular.

Está en todas partes y no de forma negativa: turbinas posan entre los maniquíes en las vitrinas de Calvin Klein, en la avenida Madison, en Nueva York, y el alcalde Michael R. Bloomberg recientemente sembró en las mentes de los neoyorquinos imágenes de turbinas en los puentes y techos y, en un ejemplo de un ícono uniéndose a otro, encendiendo la antorcha de la Estatua de la Libertad con su airosa potencia.

Los anuncios transmitidos por las campañas presidenciales de los senadores John McCain y Barack Obama durante los Juegos Olímpicos, presentaron imágenes casi idénticas de turbinas en áreas rurales. Si a eso se le añaden los comerciales de General Electric que hacían alarde de la generación ecológica de energía para las Olimpiadas, la pantalla televisiva mostró con más frecuencia las blancas turbinas eólicas relucientes que a Michael Phelps luciendo el oro.

La última vez que tantos molinos de viento presentaron tal orgía de ilusión fue con Don Quijote: la energía eólica representa sólo aproximadamente el 1 por ciento de la energía de Estados Unidos. Tomará algún tiempo antes de que la producción alcance el nivel de la publicidad.

Sin embargo, así son las cosas con un ícono cultural: es tanto de su época como adelantado a ésta, y sabe que verse bien representa la mitad de la batalla.

La turbina eólica más común es un diseño danés. Alta, delgada, limpia y futurista en un estilo medio retro, es el molinillo infantil crecido y llevado a la realidad.

“Lo que convierte a esto en un ícono poderoso es que es increíblemente sencillo y telegráfico”, dijo Allen P. Adamson, director administrativo en Nueva York de Landor Associates, firma de colocación de marca corporativa, “y, sin embargo, es una idea seria”.

Edward Tenner, autor de Our Own Devices: How Technology Remakes Humanity (Nuestros Recursos:

Cómo Rehace la Tecnología a la Humanidad), ve paralelos en el surgimiento de la turbina eólica con íconos como la lámpara compacta fluorescente, el domo geodésico, incluso el ferrocarril.

Un foco fluorescente rectangular tiene tiempo de existir, observó, pero “creo que hay algo respecto al diseño espiral que lo hace visualmente llamativo”.

Por supuesto, lo llamativo para un hombre es lo horrible para otro, pero esto es cuestión de cómo entrena la gente sus percepciones. Los partidarios de la energía eólica “quizá vean el sonido de estas aspas como tranquilizador, pero para otros es una intromisión visual y sónica”.

Sin embargo, “cambia la percepción de la tecnología en el medio ambiente”, comentó Tenner, al recordar el ferrocarril que atraviesa el encantador Distrito de los Lagos británico.

Hoy, los ferrocarriles como ése son admirados. “Por otro lado, las turbinas de viento realmente no complementan el terreno, como, por ejemplo, lo hizo el Viaducto Ribblehead, en Yorkshire. Son una apropiación audaz y modernista del paisaje”.

El domo geodésico estuvo relacionado con la misma clase de pensamiento progresivo en el diseño que condujo a la turbina eólica.

Fue “parte de este movimiento hacia la ligereza y los materiales nuevos y una huella humana más pequeña”, dijo Tenner, y se volvió casi un objeto de culto en los campus universitarios, a principios de los años 50. Sin embargo, los problemas técnicos con el tiempo lo consignaron a una posición de nicho.

Así que ¿qué más tiene que hacer un ícono además de verse bien en ojos de muchos?

Los mejores íconos cuentan una historia, dice Seth Godin, autor del libro All Marketers Are Liars (Todos los Mercadotecnistas Son Mentirosos), y es “una historia que valida nuestros sentimientos y amplifica la manera en que vemos el mundo”. Las aletas en los autos de los 50 son un buen ejemplo, dijo.

“No tenía nada que ver con lo bueno que era el auto”, pero las aletas evocaban un cohete. “Los cohetes, por supuesto, eran el ícono de la época, así que captar la esencia del cohete en un auto transmitía algo de la magia”.

El molino de viento, dijo Adamson, ha “trascendido su funcionalidad literal para convertirse en símbolo icónico del ideal”. Hoy en día, el ícono tiene potencial, agregó.

El surgimiento de la turbina eólica se ha comparado con la lámpara compacta fluorescente y el ferrocarril.


 Agenda
Guayaquil
Gastronomía

Curso sobre preparación de jamón virginia especial para sándwiches, tortas, decorado, pastillaje y bocaditos de sal y de dulce. Las clases se iniciarán el 2 de octubre. Informes e inscripciones al (09)753-5069.
Más Actividades 
Secciones : Política | Economía | Sucesos | El País | Internacionales | Deportes | El Gran Guayaquil | En escena | Vida
eluniverso.com | Suplementos | Especiales | Servicios


eluniverso.com Noticias del Ecuador y del mundo
Diario El Universo - Av. Domingo Comín y Calle 11 - Guayaquil, Ecuador
Telf.: 593 4 2490000 Fax: 593 4 2492925 P.O. Box: 09 01 0531
Clasificados: 593 4 2495566 Suscripciones: 1-800-DIARIO

Este diario es miembro de AEDEP, SIP, WAN

© Derechos reservados 2008 C.A. EL UNIVERSO
Prohibida la reproducción total o parcial de este contenido sin autorización de C.A. EL UNIVERSO