Físicos del Observatorio Astronómico dijeron que se trata de meteoritos.

“Fue como el estruendo que hace un avión. La tierra tembló cuando esas piedras cayeron...”, comentó Esperanza León, quien habita en la hacienda Fátima Clementina, ubicada a 5 kilómetros de la vía Daule-Las Maravillas.

En este sitio, a las 09:30 del pasado domingo, cuatro piedras, que en el aire parecían estar ardiendo, se precipitaron a  la tierra, lo que alarmó a las familias de este lugar.

Por la magnitud del estruendo, muchos de los habitantes  pensaron en que el volcán Tungurahua estaba erupcionando nuevamente.

Publicidad

Las piedras cayeron en forma perpendicular, a una posible distancia de 4 km cada una.

La roca que se encontró en la hacienda estaba a un metro de profundidad, en medio de unos matorrales de piñuela (planta parecida a la sábila) y dejó un orificio de 30 cm de diámetro donde cayó. Tenía 9 libras de peso y era de color marrón, con un diámetro de 20 cm.

Los testigos indican que otra  cayó sobre el río Daule, una en el sitio llamado El Pedregal y de la cuarta desconocen el lugar en donde se precipitó.

Publicidad

La   que encontraron fue traída hasta Guayaquil por miembros de la Policía.

El director del Observatorio Astronómico de la ciudad de Quito, Ericson López, explica que por las características y la hora en la que se precipitaron las piedras se puede tratar de meteoritos de tipo metálico con un núcleo sólido, que les permite traspasar la atmósfera, que es una especie de escudo protector de la Tierra.

Publicidad

Indica que este tipo de meteoritos, por ser metálicos, son más pesados que otros y esto les deja sobrevivir  y estrellarse con la Tierra.

Se desintegran

El físico refiere que una vez que llegan a la Tierra, la  mayoría de ellos se desintegra, por lo que asegura que es probable que las otras tres  no se las encuentre.

“Es un meteorito que vino del espacio exterior y se fraccionó en varios componentes. En el espacio existen muchos cuerpos que rodean la Tierra, que se los conoce como basura cósmica natural”, dice López.

Añade que la mayor parte de los meteoritos que caen sobre la Tierra lo hace en las regiones polares y un menor número en las zonas ecuatoriales, donde estamos ubicados.

Publicidad

Mientras que para el físico Christian Vásconez, perteneciente también al equipo del Obervatorio Astronómico de Quito, este evento es aislado y explicó que no estaba previsto entre las lluvias meteóricas programadas para este año.

Dice que las próximas lluvias meteóricas se presentarán a fines de abril,  de la constelación Lira  y se las podrá observar en el espacio.

Espacio
Físicos del Observatorio Astronómico de Quito explican que en el espacio existen miles de millones de cuerpos que rodean a la Tierra, que muchas veces son atrapados por la gravedad de esta y caen.

Características
Los físicos sostienen que la forma en la que cayeron las rocas es propia de los meteoritos.