Viernes 07 de diciembre del 2007 El Gran Guayaquil

Expectativa y rechazo en torno a la corrida taurina

Por tercer año consecutivo se efectúa una corrida de toros en Guayaquil.

Mientras el coliseo Voltaire Paladines Polo se prepara para convertirse en escenario, por tercera ocasión, de una feria taurina en esta ciudad, los activistas que promueven los derechos de los animales también desarrollan actividades como el concierto del miércoles pasado y conversatorios.

El evento taurino está previsto para el domingo desde las 13:00 y tendrá al torero Guillermo Albán como máxima atracción.  Ayer, once jornaleros adecuaban la plaza, cuya capacidad máxima será de 8.500 personas. Los obreros estaban dedicados a armar graderíos con tablones, luego seguiría el piso con tierra arcillosa.

En boleterías ayer hubo poca demanda de entradas, sin que esto desanime a la responsable de la comercialización de pases, quien espera que las ventas se incrementen entre hoy y mañana, “como ha pasado en años anteriores”, comentó la mujer.

El precio de las entradas oscilan entre $ 5 y 70 dólares.

Para los activistas, la promoción del evento ha sido discreta, y esto con el fin de restarles poder de reacción, según  Alexandra de Valencia, de Trato Ético de los Animales, quien ayer participó de un conversatorio en la Universidad Católica.

Los panelistas, entre ellos monseñor Elías Dávila, mostraron su rechazo a la intención de instaurar una cultura taurina en “una ciudad que no la tiene”.

Beatriz Albán, vocera de la Fundación Protectora de Animales, pidió al Municipio censura para este tipo de eventos.

A diferencia de las citas del 2005 y 2006, esta vez el evento se realizará en un único día y no en dos o tres jornadas.

En la plaza enfrentarán las embestidas de los toros, además del matador Albán, el rejoneador Guillermo Jarrín y Mehdi Savalli, en las banderillas.

El miércoles pasado, el Movimiento Antitaurino de Guayaquil exhibió el documental  Earthlings (Terrícolas)  en el  MAAC Cine, que expuso la dependencia que los humanos tienen con los animales, a parte del maltrato al que son sometidos.

Johanna Salgado, activista de 25 años, afirmó que la intención del encuentro fue “no dejar implantar prácticas salvajes en Guayaquil, como la matanza de toros indefensos”.

En la noche de ese día, cerca de 50 personas se reunieron en el bar Heineken, ubicado en  Padre Aguirre y Rocafuerte,  para presenciar el concierto antitaurino denominado Rock contra la tortura. La meta era recolectar fondos para financiar la campaña.

APUNTES: Taurinos

Programación
Habrá una corrida con seis toros y exhibición de caballos de paso. Está previsto que el espectáculo taurino dure alrededor de dos horas.

Activistas
Los activistas que promueven los derechos de los animales se concentran hoy en la Plaza Rocafuerte (Pedro Carbo y Nueve de Octubre). El domingo protestarán en los exteriores del coliseo Voltaire Paladines Polo.
El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.