Domingo 06 de agosto del 2006 | 15:51 Internacionales

Bolivia inaugura Asamblea Constituyente que pretende refundar el país

EFE | SUCRE, Bolivia

Con la instalación de una Asamblea Constituyente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, reforzó hoy el ascenso de los indígenas al poder para "refundar" el país, en un acto con pocas personalidades extranjeras y menos público de lo anunciado por el gobierno.

Morales, que tuvo el papel protagonista en la inauguración de la Asamblea, propuso que el foro tenga "todos los poderes" para girar las tornas en favor de los pueblos originarios, "históricamente excluidos, discriminados y marginados".

"Esta Constituyente debe tener todos los poderes, por encima de Evo Morales, por encima del Congreso Nacional, por encima del poder judicial", dijo el gobernante aimara en su discurso.

"No estamos hablando de una simple reforma constitucional, estamos hablando de refundar Bolivia", agregó el jefe de Estado, y señaló que para modificar la actual Carta Magna no era necesaria la Constituyente elegida en las urnas el 2 de julio pasado.

De los 255 integrantes de la Asamblea, 137 son del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), lo que le da la mayoría de votos pero no los dos tercios (170) que requiere para imponer su proyecto de nueva Constitución.

Sucre, capital oficial de Bolivia y probablemente la ciudad boliviana con mas edificios con arquitectura colonial hispánica, fue el escenario de la celebración, que comenzó con la toma de juramento de la directiva del foro y concluyó con un desfile de representantes de las 35 etnias indígenas.

La ceremonia se llevó a cabo al aire libre, en la plaza principal de esa localidad, frente a la Casa de la Libertad, donde se firmó el Acta de la Independencia boliviana en 1825.

Había en la plaza miles de indígenas, pero bastantes menos de los 30.000 que había prometido el gobierno.

El gobernante socialista, vestido con una camisa clara y una americana de cuero con motivos andinos, comparó la jornada con la llegada del "gran día", una expresión que tiene gran simbolismo entre los indigenistas bolivianos y que repitió en varias lenguas autóctonas.

Una vez más, hizo referencia a la opresión sufrida por los habitantes del país en los 500 años transcurridos desde la conquista de América, pese a ser un grupo mayoritario.

Sin embargo, rechazó cualquier revanchismo al señalar que "esta asamblea no es para subordinar a nadie, no es para someter a nadie".
"Solo queremos igualdad, dignidad y libertad para todos los bolivianos; el movimiento indígena originario jamás ha sometido a nadie, aunque hemos sido sometidos", agregó.
Internacionales

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.