Martes 04 de julio del 2006 | 12:24 Música

Arjona condena el secuestro en nuevo tema musical

AP | MÉXICO

El cantautor guatemalteco Ricardo Arjona levantó su voz para condenar los secuestros de menores a través de su nuevo tema La nena, cuyo video espera difundir en salas de cine.
  
El tema cuenta la historia de una niña secuestrada por alguien cercano, que la mantiene encerrada por más de un mes y pide un cuantioso rescate.
  
Aunque Arjona espera difundir el video en salas de cine, la proyección sería limitada debido a que su intención no es sacar provecho económico, sino ayudar a entidades con campañas antisecuestro o que atienden a víctimas, explicó el director del video, Ricardo Calderón.
  
El artista puso el material audiovisual a disposición de quien quiera hacer un buen uso, sin afán de lucrar. No se cobrará un solo centavo, pues todo forma parte de esa labor social que ha caracterizado a Arjona, agregó la manager del intérprete en México, Evanna Fernández.
  
Indicó, en declaraciones al diario El Universal, que el cantante busca exhortar a la gente a reflexionar sobre el secuestro infantil así como sobre el maltrato y explotación de menores.
    
El día indicado el dinero está debajo de un puente/ La nena por fin sale del cuarto donde estuvo guardada/ Todo marcha como pactado, no hay ningún pendiente/ De pronto el jefe irrumpe en la casa sin cubrirse la cara/ La nena reconoce en el rostro a alguien familiar, reza la canción.
  
Arjona se prepara para realizar en noviembre una extensa gira por México, que incluirá ocho presentaciones en el Auditorio Nacional.
  
Estadísticas oficiales indican que el año pasado hubo en México 315 denuncias por secuestros, un considerable descenso al considerar que entre 2000 y 2004 el promedio anual fue de 514 a 530 plagios denunciados.
  
Sin embargo, las mismas autoridades han reconocido que la mayoría de los secuestros no son denunciados por el temor a la corrupción y la incompetencia de la Policía.
Música

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.