Jueves 29 de junio del 2006 Política

Hoteles, clubes y restaurantes, sedes de citas políticas

http://src.eluniverso.com/2006/06/29/0001/8/files/124156-2970-f2500.jpg

El buró de campaña del candidato de la alianza RED-ID, León Roldós, alquiló el Bankers Club para un evento de recolección de fondos. El costo fue de $ 3.500 dólares.

Los hoteles, clubes sociales y restaurantes de Guayaquil están de moda para efectuar encuentros políticos.

La elección de aquellos sitios depende de la naturaleza del acto (si es un mitin, una reunión formal o un coctel) y del presupuesto del buró de campaña del postulante.

En los hoteles Hilton Colón, Hampton Inn, Continental,  Oro Verde o en el Sheraton Four Points, el costo oscila entre $ 10 y $ 20 por persona más el 22% de impuestos, dependiendo del menú.

A esto se agrega el valor del ‘descorche’ (el derecho de brindar bebidas alcohólicas) y  la logística.

En el hotel Sheraton, propiedad de la empresaria Isabel Noboa (hermana del candidato prianista Álvaro Noboa), en abril pasado, el Partido Social Cristiano (PSC) efectuó la reunión de consejo político en la que se oficializó la candidatura de Cynthia Viteri.

En esa ocasión, la presidencia nacional pagó $ 774, según la factura.

Hace un mes, ese lugar fue elegido por el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) para realizar la presentación del libro ¿Quién le teme a Abdalá Bucaram?, del periodista argentino Ángel Becassino, pero ellos prefieren, sin embargo, hacer sus convenciones nacionales en el restaurante de comida china Cantonés, al norte de Guayaquil.

El costo del alquiler del restaurante es de $ 10 por persona, que incluye un almuerzo de chaulafán o arroz con pollo y bebidas (agua o gaseosas).

Hace una semana, los simpatizantes del postulante presidencial de la alianza RED-ID, León Roldós, efectuaron un evento de recolección de fondos en el Bankers Club, ubicado en el piso 32 del edificio La Previsora.

Según el comité organizador, la gerencia del exclusivo club hizo una “deferencia” con ellos ya que, generalmente, solo prestan el local a los socios, pero no para actos políticos.

El Bankers Club cobró unos  $ 3.500  por atender a 500 personas (algo así como  $ 7 por persona); este precio incluyó el ‘descorche’, que ascendió a $ 1.000. Aparte compraron el vino y el whisky.

El evento fue costeado con las adhesiones de los asistentes, cuyo valor osciló entre los $ 100, $ 300, $ 500 y $ 1.000.

En una de sus últimas visitas a Guayaquil, el candidato presidencial de Alianza PAÍS, Rafael Correa, invitó a la prensa a un conversatorio en El Café de Tere, de La Garzota.

Su equipo de comunicación reservó un espacio en el lugar y, al final del evento, pagó el consumo de los asistentes.

Entre los platos de tigrillo (verde majado con chicharrón, leche y huevo), los bolones de verde, las empanadas de queso y las humitas, además de los jugos y el café, la cuenta sumó unos $ 200.

Organizaciones apolíticas interesadas en conocer los planes de los aspirantes presidenciales, también efectúan eventos en estos lugares.

La Asociación Cristiana de Empresarios, por ejemplo, invita a los aspirantes a  un desayuno mensual en el Sheraton. A ese evento acuden unos 30 miembros del gremio.

Su costo es de $ 10 (más impuestos) por cabeza, que incluye el menú con café, té, leche o chocolate, jugos de frutas, croissants con mantequilla y mermelada y un omelette de jamón y queso.
Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.