Martes 30 de agosto del 2005 El Gran Guayaquil

Obstetricia, una profesión que tiene menos estudiantes

http://src.eluniverso.com/2005/08/30/0001/18/files/93559-2452-f2500.jpg

La obstetriz Sandra Júpiter labora en la maternidad Mariana de Jesús. Ayer atendió a sus pacientes Mary Huve (derecha), Lucy Bustamante y Jéssica Velásquez.

Graciela López Yagual es una de las cinco obstetrices y dos obstetras que trabajan en la maternidad Mariana de Jesús, ubicada en las calles 27 y Rosendo Avilés.

Lleva 34 años trabajando en ese centro, 15 de los cuales atiende en consulta externa.

Antes de eso atendió partos normales en el área de hospitalización. No sabe exactamente la cifra de alumbramientos que ha asistido, pero indica que ha visto nacer a cientos de nuevas vidas.

Esa es una de sus principales funciones como parte de las aproximadamente 2.000 obstetrices (mujeres) y 150 obstetras (hombres) que hay en el Ecuador, según  Alida Silva, presidenta de la Federación Nacional de Obstetrices y Obstetras del Ecuador.

De ellos, 1.762 pertenecen a Guayas. Estos profesionales de la medicina celebran mañana su Día Mundial.

Sin fuentes de trabajo
Cada vez son menos las personas que optan por esta carrera. Las dos escuelas de obstetricia que hay en Guayaquil y Quito (en las universidades de Guayaquil y Central, respectivamente) graduaban anualmente a un promedio de 100 a 150 obstetrices y obstetras. Ahora son 60 los profesionales que terminan la carrera, manifiesta Silva.

Agrega que esto ocurre porque no hay fuentes de trabajo, pues los médicos generales y los gineco-obstetras cubren sus funciones.

Las obstetrices y obstetras tratan las enfermedades ginecológicas desde la niñez hasta la posmenopausia. Atienden el embarazo, parto (solo normal, de las cesáreas se ocupan los gineco-obstetras) y puerperio (posparto), trabajan en planificación familiar y detección del cáncer a través del papanicolau, dice López.

“Nosotros trabajamos en los pilares fundamentales para la disminución de la mortalidad materna, cuyo índice ha venido aumentando.

 En nuestro país en 1977 la tasa era 176,4 por 100.000 nacidos vivos, descendió al 68,5 por 100.000 nacidos vivos hasta  1999 y en el 2002 subió al 81,1 por 100.000 nacidos vivos, según el último censo”, manifiesta Silva.

Agrega que con ocasión del Día Mundial de la Obstetriz le pedirán al Gobierno que “reflexione sobre la mortalidad materna y a los ministerios de Salud, Bienestar Social y Educación que apliquen lo que dice la Constitución para promover la salud sexual y reproductiva, que es para lo que estamos preparadas las obstetrices”.

La obstetriz Janeth Vásconez, quien trabaja en el hospital de Balzar y a diario atiende a 28 mujeres, considera que la prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual es el pilar de su labor.

A López y Vásconez les llama la atención que las madres que atienden son en su mayoría mujeres menores de 30 años y adolescentes.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.