Miércoles 06 de julio del 2005 Política

FARC sigue en parte de Putumayo

TETEYÉ, Colombia | José Olmos enviado Especial

Custodia militar en Ecuador es continua; en Colombia hay tres puestos

http://src.eluniverso.com/2005/07/06/0001/8/files/88682-2372-f2500.jpg

PUERTO MESTANZA, Sucumbíos.-Grupos de soldados ecuatorianos permanecen en diversos caminos y poblados cercanos a la línea limítrofe con Colombia, en Sucumbíos.

Mientras Ecuador vigila su frontera norte con 3.000 militares, Colombia cuenta con tres puestos de control.

En el portal de una abandonada casa de tablas están pegados dos cartelones. Uno de estos dice: “Mi trabajo es velar por tu tranquilidad. Ejército Nacional”. Las viviendas vecinas, también de tablas, están desoladas. Todo está desolado.

En uno de los techos permanece una improvisada bandera blanca. Es el pedido de paz de las diez familias que quedan en Teteyé, puerto colombiano de la frontera con Ecuador, donde hace más de una semana la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) atacó y mató a 22 soldados.

Cerca de la casa de los mensajes, a los costados del camino lastrado se intercalan profundos cráteres producto de las explosiones de bombas. Así va un trayecto de 3 km hasta llegar a un pozo petrolero resguardado por un puesto militar con cerca de cien hombres. Desde una colina, los soldados colombianos hacen señas. Den media vuelta, adiós, da a entender el gesto.

El destacamento es parte de las tres posiciones de Colombia en la frontera (347 km) entre el departamento Putumayo y la provincia de Sucumbíos, en la Amazonia.

Lo demás está en poder de las FARC o es zona por donde casualmente esta se moviliza, según informes de inteligencia del Ejército ecuatoriano y versiones de los lugareños.

Al recorrer esta parte de la frontera, se ratifica lo expresado por el canciller ecuatoriano Antonio Parra, de que Colombia ha perdido soberanía en aquella región. No es nuevo. Pero las autoridades de ese país señalan que han recuperado territorios.

Otra posición de las Fuerzas Militares colombianas es casual en el río Putumayo, frente a Puerto El Carmen, en el extremo noreste de Ecuador. Ahí navegan dos lanchas misileras con cien hombres y lanchas rápidas tipo piraña.

El pasado lunes, esas lanchas estaban fondeadas a medio km de Puerto Ospina. Ahí no hay control. Al mediodía de ese día, en uno de los botes abordaron como pasajeros dos personas identificadas como milicianos de las FARC, rumbo a suelo ecuatoriano.

El tercer puesto, este sí fijo, está en San Miguel, a 8 km del puente internacional. Los jefes de estas unidades indican que están impedidos de dar declaraciones. “Solo les podemos decir que son bienvenidos y nosotros les damos seguridad”, expresa un oficial que pidió el anonimato.

En suelo ecuatoriano está la diferencia. Los pobladores dicen esperar que no hayan más enfrentamientos en el otro lado. Los militares ejecutan patrullajes en distintos sectores, muchos en selva agreste.

Son siete unidades militares y seis destacamentos. En estos días están desplazados 3.000 hombres, señala el coronel Patricio González, jefe del Fuerte Militar Napo.

“Mantenemos el control total de la línea de frontera entre Sucumbíos y el Putumayo, por medio de patrullajes y retenes”, dice el oficial.

La navegación por el río San Miguel y afluentes colombianos es de 06h00 a 18h00.

Paralelo a los patrullajes, miembros del Ejército ecuatoriano realizan un censo, que busca actualizar el número de colombianos residentes en la franja fronteriza y si poseen propiedades. “Es solo para tener datos”, dice González.

Ayer, el grupo asignado en Puerto Mestanza y la Frontera, al norte de Nueva Loja, refirió que el 70% de habitantes es colombiano en la zona. Como Puerto Mestanza y Puerto Nuevo hay casi 30 poblados con iguales informes.

La queja común en estas comunidades es la falta de atención gubernamental. Lenín López, de Puerto Nuevo; María0.1 Portilla y Magno Pérez, de Puerto Mestanza, explican que poco conocen de proyectos gubernamentales.

En Teteyé y otros pueblos de Colombia el deseo es otro. Ellos solo quieren paz, para poder trabajar, para poder sobrevivir. Por eso hasta colocan banderas blancas en sus casas.

Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.