Lunes 20 de junio del 2005 | 12:31 Política

Presidentes cierran cumbre del Mercosur

AP | ASUNCIÓN, Paraguay

http://src.eluniverso.com/2005/06/20/0001/8/files/87280-45-f2500.jpg

ASUNCIÓN.- El presidente de Ecuador, Alfredo Palacio (i) posa con su contraparte de Chile, Ricardo Lagos, durante su diálogo durante un receso en la Cumbre Presidencial de Mercosur que culminó este lunes en Paraguay.

El Mercado Común del Sur (Mercosur) cerró el lunes su XXVIII cumbre presidencial con promesas de resolver el estancamiento que registra en resultados económicos y medidas para enfrentar los desequilibrios internos y el flagelo de la pobreza extrema, que asuela a vastos sectores sudamericanos.

El presidente uruguayo Tabaré Vázquez declaró a la prensa local que recibe un Mercosur en crisis, en una alusión que Uruguay será la sede pro témpore por seis meses.

La crisis del acuerdo se tradujo recientemente en duras críticas de Paraguay y reclamos de sectores de este país para que se abandone el bloque, así como cuestionamientos más benignos del Uruguay. Ambas naciones tienen las economías más débiles de la zona.

Vázquez, que asumió la secretaría pro témpore, afirmó en su discurso en la ceremonia de clausura que el Mercosur es un proyecto muy ambicioso, pero su proceso es muy complejo. Uruguay quiere un Mercosur mejor, porque actualmente no es siquiera una unión aduanera imperfecta.

El presidente anfitrión Nicanor Duarte, sostuvo a su vez que es triste decirlo, pero el Tratado de Asunción (que dio origen al Mercosur en 1991) no se ha cumplido. Faltan trechos por recorrer, con voluntad política y solidaria generosidad.

El Mercosur lo forman Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay con Bolivia, Chile, Perú, Venezuela y Colombia como asociados.

El mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, a su vez, negó que su país tuviera intenciones hegemónicas por poseer la mayor economía de la región y propugnó que se ponga en práctica la libre circulación de mercaderías, poniendo fin a la doble tributación.

Lula también mencionó, como importante logro de esta cumbre la creación, antes de diciembre del 2006, del Parlamento del Mercosur. "Hay que encontrar una fórmula que permita la representación equilibrada", agregó, al aludir a las objeciones planteadas por Paraguay y Uruguay, por el menor número de asientos que se les asignaba.

Lula dijo también que el Mercosur debe extender sus acuerdos comerciales con Canadá, Egipto y Marruecos, y apresurar el demorado acuerdo con la Unión Europea.

El primer mandatario chileno Ricardo Lagos, sostuvo que se ha avanzado con rapidez en el plano político, pero no en el económico. "No hay un atajo para ir más rápido en lo económico". Para Lagos, los avances son insatisfactorios en materia de bienes y servicios.

El colombiano Álvaro Uribe propugnó que se busque un acuerdo comercial con Norteamérica, Europa y África.

Por su parte, el presidente ecuatoriano Alfredo Palacio, en breve intervención, reclamó la constitución de un nuevo orden mundial, con énfasis en la economía.

A su turno, el jefe de Estado venezolano Hugo Chávez pronunció un encendido discurso, con numerosas alusiones históricas y políticas, afirmando que el neoliberalismo es el camino del infierno. "Quien quiera ir a ese infierno, que escuche a Washington", sostuvo.

Chávez, que se proclamó cristiano, pero de la Teología de la Liberación, dijo que   hasta lo he hecho cristiano a Fidel Castro, aunque él dice que solamente en el plano social. "Venezuela no viene al Mercosur a cumplicarle la vida a nadie. Viene solamente a aportar ideas revolucionarias, para vencer al imperialismo u otras formas de dominación", afirmó.

Según Chávez, debería crearse el Banco del Sur, para repatriar con una gotita de audacia, desde el país del Norte, 30.000 millones de dólares en bonos. "El sistema capitalista es incompatible con la democracia", agregó.

El presidente argentino Néstor Kirchner no participó de la ceremonia final, por compromisos previos y fue representado por el vicecanciller Jorge Taiana, quien dijo que la Argentina ratifica plenamente su compromiso con la integración regional y con el Mercosur, para que este sea un espacio democrático y económico, para combatir la pobreza, la exclusión social y el desempleo. "Nuestra jornada está colmada de urgencias dejadas por gobiernos anteriores que estuvieron bajo la inspiración del neoliberalismo".

Entre las resoluciones aprobadas, la más importante fue la creación de Fondos Estructurales, dotado de 100 millones de dólares anuales, para apuntalar las economías de Paraguay y Uruguay, que se favorecerán, respectivamente, con el 36% y el 24% de esos fondos. El principal objetivo de los fondos es promover la creación de puestos de trabajo, obras de infraestructura y alentar los planes de educación.

Otro acuerdo fue el compromiso de defender y expandir, dentro de los países del Mercosur, la observancia de los derechos humanos y la lucha contra el racismo y toda forma de discriminación.

Se creó también, sin mayores precisiones, un fondo para la lucha contra la pobreza extrema y la marginación social dentro del sistema.

Hubo, así mismo, acuerdo para crear un banco de datos para combatir la delincuencia, el terrorismo y los secuestros extorsivos, así como adoptar medidas para reprimir el tráfico y la explotación de personas, especialmente niños y adolescentes.

Los presidentes, igualmente, acordaron aunar esfuerzos para combatir el flagelo de la aftosa en la región, coordinando medidas fitosanitarias.

La Cumbre avanzó en la adopción de una Cartilla del Mercosur para garantizar los derechos de los habitantes en materia política, consular, laboral y jubilatoria.
Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.