Jueves 28 de abril del 2005 Cartas al Director

Aún vigilamos Sr. Presidente II

Presidente Palacio, elevo una plegaria a Dios para que lo guíe. Usted ha manifestado que gobernará con el pueblo he aquí algunas sugerencias: Borre a todos los partidos políticos. No han hecho nada en los últimos 25 años. El resultado sería solo dos o tres partidos que se autofinanciarán.

Que los políticos que fueron elegidos en votación electoral y personas que ocuparon cargos públicos por prebendas o ser amiguitos del presidente, gobernador ..., no puedan candidatizarse a ninguna elección popular en los próximos diez años, o hasta que finalice una investigación contra ellos y sus familiares cercanos, y se conozcan las fuentes por las cuales manejan fortunas; incluso ordenar arraigo para ellos.

Reduzca el número de diputados a 45. Cada provincia tendría dos representantes, y el otro solo sería un voto dirimente que saldría de las asambleas del pueblo.

Dé mayor vigilancia a todos los organismos del Estado, en especial a los que proveen servicios básicos. Endurezca las penas para que los malos servidores públicos paguen con la cárcel, los delincuentes contumaces, violadores y criminales deban estar encerrados de por vida en prisión. Que se enseñe en las escuelas cívica, moral y ética para que en el futuro tengamos líderes.

Kevin Pinoargote Peñafiel
Sucre, Manabí


Después de los hechos ocurridos en Quito por los que cesaron al Primer Mandatario y el creciente clamor del pueblo, es hora ya de tener un cambio radical en la conducta reprochable de los políticos, y qué mejor que reducir en el 80% el número de burócratas y de partidos políticos.

¿Por qué un Congreso de 120 diputados, si igual puede funcionar uno de 22, o sea un representante por cada provincia, sea cual fuese su ideología? ¿Por qué el manoseo de la justicia si la ley debería ser imparcial, apolitizada y justa, sin tener un señor a quién rendir cuentas ante las influencias dañinas de los corruptos?

No necesitamos mil burócratas, solo veintidós; cuánto se ahorraría el Estado si dejara de mantener la bandada de rémoras, dispuestos a venderse a cualquier postor. Ya es hora de dar paz y trabajo, y que los políticos de una vez por todas trabajen por la democracia y el pueblo ecuatoriano.

Ignacio Alejandro Valero Larrea
Guayaquil

Le rindo mi homenaje de agradecimiento al pueblo de Quito por ser la única ciudad del país que demostró tener coraje y valentía al levantarse contra el dictador y sus secuaces: el Congreso y la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Le pido que siga de cerca al actual Gobierno, y a los que vengan en el futuro, para que dejen de saquear al país.

Una ley que se debe implementar con urgencia, es la de expropiar los bienes de todos los políticos que se han hecho millonarios con los dinero del pueblo; incluso, que la expropiación pase a sus familiares, ya que todos estos políticos ponen los bienes que compran con el dinero robado de las arcas fiscales, a nombre de sus hijos, hermanos... Y que todo ciudadano que llegue a cualquier puesto en el Gobierno, si se comprueba que ha lucrado ilícitamente, devuelva lo robado con intereses.

Será la única forma de poner alto a tanto saqueo.

Hay que estar vigilantes para que la CSJ no vuelva a ser politizada, pues sería nuevamente utilizada por cualquier partido, para beneficio de unos cuantos.

Dra. Marina Brito Velarde
Guayaquil

Cartas al Director

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.