Viernes 11 de febrero del 2005 El Gran Guayaquil

Lorenzo Ponce y otros destacados filántropos

Calendario histórico

La rememoración de la muerte del filántropo guayaquileño Lorenzo Ponce, el 11 de febrero de 1908, permite traer a la memoria los nombres de otros personajes que en esta ciudad y la región se identificaron con importante labor, similar a lo que realizan en la actualidad hombres y mujeres que prefieren el anonimato.

Se trata de Calixto Romero Tutivén, Manuel Galecio Ligero, Alejandro Mann, Luis Vernaza Lasarte y Francisco García Avilés, quienes, al igual que Ponce y un numeroso grupo de compatriotas y extranjeros, aportaron para causas humanitarias e incluso al morir, legaron fortunas para ayudar a personas desvalidas y huérfanas de recursos económicos.

Trayectoria
Lorenzo Ponce dejó  un importante legado para que se construyera el hospital psiquiátrico bautizado con su nombre en esta ciudad. Anteriormente, hizo repetidos donativos que la colectividad y las instituciones de beneficencia estimaron en sumo grado. Nació en 1824 y murió en una fecha como la de hoy, hace 97 años. Lorenzo Ponce siempre ayudó a los más necesitados.

Calixto Romero Tutivén, samborondeño (1837-1907), visionario y trabajador acumuló una respetable fortuna, que compartió oportunamente con familiares y sus conciudadanos, regaló parte de aquella para obras de carácter benéfico. En su testamento dispuso entregar sumas a su pueblo natal, la parroquia La Victoria y a nuestra ciudad. 

Manuel Galecio, guayaquileño, nació en 1821 y falleció el 10 de marzo de 1889. Fue concejal y miembro de la Junta de Beneficencia de Guayaquil. Trabajó por el adelanto material y cultural de la ciudad. Entregó donaciones al hospital general y para la instalación una sala de maternidad; al morir junto a su esposa dejó parte de su fortuna para la construcción del asilo Corazón de Jesús. Una calle y un asilo perpetúan su nombre.

Alejandro Mann fue ingeniero civil y de origen alemán. También se caracterizó por su desprendimiento y permanentes donaciones para ayudar a los desposeídos. Entregó fondos para el Hospital General y la construcción del hospital de niños que se bautizó con su nombre, pues igualmente dio sus conocimientos técnicos para culminar el edificio del indicado centro. Integró la Junta de Beneficencia y la Cámara de Comercio.

Luis Vernaza (1873- 1942) desempeñó la dirección de la Junta de Beneficencia por varios años, luego de ejercer los cargos de vocal e inspector del Hospital General por cuyo mejoramiento integral desplegó una entusiasta acción. Además, fue presidente del Concejo Cantonal de Guayaquil y de la Sociedad de Artesanos Amantes del Progreso, entre otras instituciones. El popular centro hospitalario y una calle recuerdan su nombre y obra.

Francisco García Avilés (1847-1926), noble hijo de Guayaquil, por cuyo adelanto laboró desde la presidencia de la Benemérita Sociedad Filantrópica del Guayas y Concejo Cantonal, además de la Junta Municipal de Beneficencia, Jefatura Política y  Gobernación del Guayas. Impulsó el desarrolló bancario de esta ciudad y la cuantiosa fortuna que acumuló en su infatigable labor agrícola y comercial, la dedicó a las obras de filantropía. Plantel, institución y calle de la ciudad exaltan su trayectoria.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.