Exponer los pies o las manos por largos periodos  a la humedad favorece la presencia de los hongos, y si a estos no se los trata a tiempo se pueden perder las uñas.

La infección en las uñas de las manos y de los pies producida por diversos tipos de hongos es muy frecuente en aquellas personas que generalmente someten por algún tiempo esas partes de su cuerpo a la humedad, señala el cirujano dermatólogo Kléber Ollague Murillo.

Según él, entre el 1,5 y el 3% de la población ecuatoriana padece este tipo de infección conocida clínicamente como  onicomicosis. Solo el 0,5 de los afectados se encuentra en tratamiento, aunque, dice, estas estimaciones no reflejan la realidad porque no se ha hecho un estudio profundo de cuántos tienen problemas por esta clase de hongos.

Ollague asegura que aunque la infección por cada tipo de hongo en las uñas recibe  un nombre específico, todas se agrupan bajo el nombre genérico de onicomicosis. Enfermedad que muchas veces no la toman en serio los pacientes y por ello se la trata con remedios caseros o pedidos en las farmacias, pero que a la larga en lugar de acabar con el problema lo empeoran.

Publicidad

“Normalmente los primeros síntomas de la onicomicosis son: una afección parcial de la uña que con el tiempo se extiende hasta la raíz, hay cambios en el color y la forma de la uña que pueden ser amarillento o pardusco, aumento del grosor, quebramiento o desprendimiento de la uña, anota el galeno.

Dice que hay una gran cantidad de alteraciones ungueales que ofrecen semejanzas clínicas y con ello se dificulta establecer el diagnóstico correcto del problema, por ello el dermatólogo debe solicitar un examen directo o cultivo de la muestra del área afectada a un micólogo.

La muestra se toma del raspado o cortando un pedazo de la uña afectada.

“Hay factores de riesgo que propician el contagio de infecciones por hongos en las uñas, porque favorecen el microambiente donde algunos tipos de hongos están presentes. Entre estos factores se encuentran el uso de calzado que impide la transpiración del pie y provoca mucha sudoración; los lugares húmedos de uso común como las piscinas, baños y  gimnasios también cuentan los traumatismos, y los trabajos que demandan que las manos o los pies estén en perenne contacto con la humedad”, anota.

Publicidad

Respecto de la edad dice que generalmente se presenta con más frecuencia en los ancianos, quienes cuentan con lesiones muy crónicas debido a que no recibieron tratamiento adecuado para sus uñas.

También hay enfermedades que predisponen para que las personas tengan onicomicosis, entre ellas la diabetes, afecciones neurológicas, arteriales, en la sangre y en el sistema inmunológico.

“Es importante que para evitar tener onicomicosis las personas se laven frecuentemente los pies y los sequen bien antes de colocarse las medias y los zapatos. Hay que secar especialmente entre los dedos. Lavarse las manos y secarlas bien especialmente cuando se han expuesto a detergentes, y tener mucho cuidado cuando se acude a lugares públicos como son piscinas, gimnasios, duchas, entre  otros sitios”, recomienda.

Agrega que es muy importante utilizar medias de algodón y cambiárselas más seguido.

Publicidad

Kléber Ollague considera que una de las causas que agravan el problema es la mala medicación. “Hay dos tipos de tratamiento: uno que se aplica directamente en la uña y otro que se lo administra por vía oral y su eficacia es mayor, la Terbinafina, pero que debe indicarla con receta el dematólogo.

El problema
Cuidados
Se recomienda a las personas que tienen onicomicosis acudir a un podólogo para que les corte las uñas, porque hacerlo por ellos mismos podría provocar que la infección aumente.

Enfermedades
La onicomicosis no es una alteración de origen genético, no obstante hay varias enfermedades que la predisponen, todas ellas provocan escasa oxigenación de las uñas o disminución de las defensas del organismo y por tanto aumenta la probabilidad de una infección.

Tratamiento
La Terbinafina es un medicamento de los laboratorios Novartis que se usa para el tratamiento interno de la onicomicosis. Este remedio tiene poder fungicida que actúa contra los dermatófitos (hongos) que dañan la uña de forma lenta y progresiva. Este tratamiento se lo recomienda para usarse durante tres meses.

Publicidad

Agentes
La infección por hongos puede provenir de la misma uña o de otra infección por hongos que se encuentre localizada en otra parte del cuerpo. Algunos hongos provocan que la uña se caiga, haya sangrado si se la toca constantemente o que se vuelva negro el dedo.