Lunes 26 de abril del 2004 Sucesos

Robo de menor ocurrido hace 3 años, sin pistas

Redactora | Cecilia Pugo

http://src.eluniverso.com/2004/04/26/0001/10/files/senora-llornado2500.jpg

Con pesar, Juana Castro recuerda cómo perdió a su hija de tres días de nacida. Dice que con engaños se la quitaron. Actualmente no puede seguir buscándola porque su esposo, Luis Briones Silva, enfermó y debe atenderlo permanentemente.

Un año después de la desaparición de la niña, el padre sufrió un accidente que lo dejó parapléjico.

El doloroso momento vivido el 6 de noviembre del 2000 no se ha borrado de la mente de Juana Castro Briones. Sus ojos se humedecen y en cuestión de segundo llora al recordar que una mujer se valió de tretas para arrebatarle a su hija recién nacida, el día en que fue dada de alta de la maternidad Enrique Sotomayor.

Castro recordó este fin de semana que alumbró por cesárea a una niña el 3 de noviembre de ese año. “Solo tres días la tuve entre mis brazos. Tenía que salir el domingo 5, pero por falta de dinero para pagar por la cesárea, me quedé un día más”,  recordó.

La angustiada madre dijo que con su esposo Luis Briones Silva y su bebé, quien llevaba un traje color rosado y estaba envuelta en una colcha del mismo color, salieron de la casa de salud aproximadamente a las 10h00 y ella permaneció 15 minutos frente a la maternidad, mientras su esposo conseguía un taxi que la llevara por tres dólares a su domicilio, en Mapasingue Este.

“Todos querían cobrar cinco dólares y no teníamos. Nos dirigimos a las calles 6 de Marzo y Ayacucho para tomar el bus de la línea 108, cuando apareció una amable mujer que ofreció llevarnos en un auto color concho de vino”, relató.

Juana recordó con exactitud los rasgos de la desconocida que les robó a la niña. “Era alta, blanca, de cabello castaño claro largo y recogido con una vincha. Vestía pantalón y blusa color crema y tenía aproximadamente 30 años”, explicó.

“Me negué todo el tiempo, pero logró convencer a mi esposo”, expresó. Refirió que la delincuente insistió en dejarlos en su vivienda, pese a la negativa de los dos. “En la casa le ofrecimos un vaso de colada y nos convenció para llevar a la bebé donde un médico, y luego regalarle ropa.

Mi esposo no se había desprendido de la niña, cuando había bajado del carro en dos ocasiones. Buscaba una farmacia y la mujer detuvo el carro en la avenida 9 de Octubre, cerca del hotel Oro Verde, ahí le convenció que dejara a la niña y fue cuando desapareció”, contó con nostalgia.

Tras el robo de la niña, los progenitores, familiares y vecinos emprendieron la búsqueda y recurrieron a la Policía Nacional. “Fuimos a todo lado, dejamos la denuncia en la Dirección Nacional de Policía Especial de Niños y Adolescentes (Dinapen) y al Instituto Nacional del Niño y la Familia (Innfa), pero nunca nos informaron qué investigaron.

La desesperación por encontrar a su hija, los llevó a viajar hasta la ciudad de Zamora, en el Oriente, donde les informaron que una niña fue encontrada junto a un río. “No era ella. Mi bebé era blanca y peludita y la niña encontrada era morena”, aseguró.

La vida le dio un nuevo golpe emocional a Juana Castro. El 26 de agosto del 2001 su esposo Luis sufrió un accidente en su trabajo, en una fábrica de madera; una descarga eléctrica tras caerle una máquina sobre su rostro provocó la pérdida de su ojo derecho y lesiones cerebrales que lo dejaron parapléjico.

“Allí se cortó la búsqueda, porque tenía que ocuparme de mi esposo. Él no puede moverse ni hablar”, acotó la mujer, quien mantiene el hogar con su trabajo de camarera. Juana dijo que rara vez se dirige a la Dinapen para averiguar si existe alguna novedad; pero siempre le dan la misma respuesta: “Seguimos investigando”.

“Confío en Dios y le pido que cuide a mi hija, y a esa mujer que se la llevó, le suplico que me la devuelva. Mi bebé ahora debe tener tres años, pensábamos llamarla Maité. Por favor, por lo menos permítanos tener la felicidad de que ella alegre nuestras vidas”, expresó, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas.

Sucesos

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.