Miércoles 25 de febrero del 2004 Política

Cinco clases de migración colombiana hacia Ecuador

QUITO

http://src.eluniverso.com/2004/02/25/0001/8/files/cinco-clases-migracion-colo2500.jpg

Orfa, Robinson y William Gómez son hijos de refugiados colombianos que residen en Guayaquil. El país aceptó 6.080 solicitudes de refugio desde el 2000.

El refugiado recibe protección del Estado que lo acoge; el migrante vive en Ecuador con sus medios.

La afluencia de colombianos hacia el Ecuador se puede clasificar en cinco grandes grupos de acuerdo a sus condiciones y necesidades: los refugiados; los migrantes; los que vienen por negocios; turistas e ilegales.

Los flujos de migrantes y refugiados son los grupos que más han crecido en el Ecuador a partir del 2000, año en el que inició la aplicación del Plan Colombia. En el Ecuador, en tres años (2000 al 2003) se ha reconocido a 6.080 refugiados, el 98% colombianos, según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La condición de refugiado se reconoce a las personas que huyen de su país por situaciones de violencia o persecución que atenta contra su seguridad, libertad y vida, indicó Santiago Martínez, de la oficina de derechos humanos de la Cancillería.

Al ser signatario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y la Declaración de Cartagena de 1984, el Estado ecuatoriano no puede negarse a recibir refugiados, a quienes debe entregarles asistencia en seguridad, vivienda y alimentación, fundamentalmente.

El refugiado no es un migrante, aclaró Martínez, y puede permanecer en el país asilante hasta que la situación de la cual huyó se solucione.

El caso es  distinto al de los  extranjeros que desean obtener una visa para residir en el Ecuador. El trámite se lo realiza en la Dirección de Extranjería, entidad del Ministerio de Gobierno.

En el 2002 se entregaron 7.400 visas, más del 50% a colombianos y hasta octubre del 2003, 1.150 colombianos legalizaron su estadía.

Existen varios tipos de visa de no inmigrante, de estudiante, de migrante residente, de trabajo, de religioso, misionero y voluntario, intercambio cultural y actos de comercio.

Al contrario de los refugiados, el país pone sus reglas, según la actividad que vaya a desempeñar la persona.

Durante el 2003, la Policía de Migración de Guayaquil registró la deportación de 500 ciudadanos colombianos y peruanos, la detención de 150 extranjeros por falsificación de documentos y la existencia de 1.116 colombianos ilegales.

Napoleón Zapata, policía de la Dirección de Migración, señaló que la mayoría de deportaciones ocurrió porque los visitantes excedieron el plazo de estadía en el país.

Flores dijo que el visado es un sustento para los operativos de control de migración, ya que el principal problema es la falta de tecnología.

“Más equipos de comunicación que nos permitan conocer a nivel nacional quiénes, cuántos y por qué entran tantas personas al país”, añadió.

 

Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.