Sábado 24 de enero del 2004 Cartas al Director

Vías rápidas de Guayaquil

Desde hace algunos años Guayaquil cuenta con un buen número de avenidas que permiten la circulación vehicular fluida, y que deberían solucionar el congestionamiento del tránsito.

Digo deberían, porque existen problemas que evitan que estas vías rápidas cumplan su función, pues muchas de las cuales no tienen delineados sus carriles (al parecer por escasez de pintura) lo que hace muy difícil la normal circulación.

No es raro ver grupos de carros rodando sin alinearse y, obviamente, obstaculizando el tráfico.

Otro problema es la falta de cultura de tránsito. Un ejemplo: con frecuencia vemos en la vía Perimetral a la altura de la isla Trinitaria, que el carril de la derecha está ocupado por tanques de agua en espera del tanquero repartidor; el segundo carril está ocupado por gente que espera el colectivo; el tercer carril está ocupado por colectivos y tanqueros cuyos choferes intentan estacionarse; y en el carril izquierdo van individuos en bicicleta. En resumen, una vía de cuatro carriles, bloqueada.

Como parte de esta estampa, no es raro observar a algún vigilante parado en la esquina, que no toma ninguna medida al respecto ya que este escenario le parecerá “normal”.

Finalmente, es absurdo que a una vía rápida se le ponga un límite de velocidad de 40 km/hora (kilómetros por hora) como lo han hecho con el viaducto que une la avenida Juan Tanca Marengo con la Perimetral.

En dicho punto, hace unos días mientras esperaba junto a más de 20 conductores de vehículos, ser citado por conducir “a exceso de velocidad”, pasó una camioneta vetusta a no más de 30 km/hora, botando humo negro por el tubo de escape, sin caseta, con el balde lleno de trastos, sus dos llantas izquierdas en el carril izquierdo, con las dos llantas derechas en el carril central; ¡y fue el único vehículo al que los vigilantes no detuvieron!

¿Esa camioneta sí estaba cumpliendo con las normas de conducir en esta ciudad?

Dr. Óscar Del Brutto Perrone
Guayaquil

 

Cartas al Director

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.