Lunes 15 de diciembre del 2003 Música

A los 60 años de ‘Guayaquileño madera de guerrero’

Redactora | Carmen Cortés

Carlos Rubira Infante

El compositor, de 82 años, ha escrito más de 400 canciones para muchas provincias del Ecuador.

El caminar de Carlos Rubira Infante es pausado, pero su ánimo y buen humor no conocen de límites. Dice que la edad es relativa y que si sus pasos son ahora lentos es porque siente malestar en una de las piernas, lo cual lo obliga incluso a usar bastón. Rubira tiene 82 años. Nació el 16 de septiembre de 1921, “diez horas después de que Diario EL UNIVERSO empezara a circular por primera vez en el país”, expresa con orgullo.

Igualmente orgulloso se manifiesta del pasacalle Guayaquileño madera de guerrero, que escribió en 1943 y cuyo aniversario será objeto de un homenaje. “Me han hecho tantos, tengo numerosas medallas y más de 700 diplomas, sin embargo, recordar esta melodía es importante, porque recoge el sentimiento del pueblo y describe su rebeldía”.

El acto se realizará el próximo 20 de diciembre, a las 20h00, en la sala José Martínez Queirolo de la Casa de la Cultura del Guayas (Nueve de Octubre y Pedro Moncayo).  Se transmitirá por   Radio Cristal y CRE. “No estamos en julio ni octubre, pero hay que reconocer los méritos de quienes ofrendaron composiciones como las de Carlos Rubira”, menciona Guillermo Vásquez, del comité organizador.

En la ceremonia aniversaria se presentarán los intérpretes Fresia Saavedra, Hilda Murillo, Tito del Salto, Silvana, Los Rondalla, los hermanos Dau Ochoa, Verónica Macías y Yesenea Córdova. Las entradas cuestan $ 15 y se adquieren en la librería Jurídica (Vélez 416 y Boyacá), en J.D. Feraud Guzmán o al teléfono
253-3400.

Rubira señala que cuando escribió Guayaquileño madera de guerrero vivía en la Capital. Era profesor de un coro y mientras estaba en su casa, uno de sus alumnos le comentó que un grupo de muchachos “hablaba horrores de su tierra”. Él salió en defensa y les hizo entender que el puerto principal era un gran soporte para la economía del país.

Sin mayores preámbulos, Rubira les dijo: “Yo nací en esa tierra de las bellas palmeras, de cristalinos ríos, de paisaje ideal. Nací en ella y la quiero y por ella, aunque yo muera, la vida yo la diera por no verla sufrir. Ahí me falló la rima, pero seguí hablando de mi ciudad”, indica con buen humor. Agrega que al final los detractores lo aplaudieron.

Según el compositor, la improvisación es una de sus mayores cualidades. Por ello pudo aflorar con facilidad sus sentimientos por la urbe porteña. Han pasado 60 años y el contenido de su melodía no ha variado. La ciudad tiene un nuevo rostro, no obstante, sigue siendo huancavilca, rebelde y altiva. “Los guayaquileños son francos y valientes. No se detienen para decir un piropo ni para defender a su terruño”.

Explica que no solo le ha compuesto a la ciudad que lo vio nacer, sino a todas las provincias del Ecuador. De su autoría son más de 400 temas. En la actualidad compone la letra de una melodía que habla sobre los 28 cantones del Guayas. El octogenario compositor prefiere no hablar de política, pero dice que admira a los hombres que hacen labor efectiva y valiosa. Está casado hace 50 años con Blanca Robles y es padre de cinco hijos: Alba y Juan, que viven en Estados Unidos; Gilda, Pedro y Carlos.


Música

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.