Viernes 16 de mayo del 2003 Deportes

Agremiación, meta de futbolistas ecuatorianos

Edición Impresa | QUITO

El lunes próximo, en Quito, los deportistas formarán su directiva.

La ley del futbolista fue publicada en 1994. Y en su contenido se establece que los practicantes de este deporte pueden agremiarse, luego de una convocatoria del Ministro de Educación. Nueve años después se da ese llamado, cuando hay un secretario que se encarga únicamente de los deportes.

El próximo lunes, los futbolistas profesionales deberán elegir el directorio de la Asociación de Futbolistas del Ecuador y dar paso al cumplimiento de la ley. La reunión se efectuará en el hotel Tambo Real de Quito, a las 14h00. Allí se elegirán: presidente, vicepresidente y cinco vocales.

Las principales funciones que debe cumplir el gremio son: hacer respetar los derechos y buscar beneficios sociales para sus miembros, que en principio solo podrán ser futbolistas que actúan en la primera categoría del Ecuador, en las series A y B.

Este proyecto es impulsado por el arquero del Técnico Universitario, Emilio Valencia. Para conseguirlo él ha recogido criterios de varios allegados al fútbol, sus compañeros de canchas, y entidades gremiales de países como Argentina y Colombia.

Valencia es abogado, graduado en la Universidad Estatal de Guayaquil, y en base a sus conocimientos tiene el borrador de los estatutos de este gremio. Ahora viene su aprobación y el acercamiento con los dirigentes de Ecuafútbol.

Los clubes están obligados a presentar el contrato firmado con el jugador, para que sea habilitado por el Comité Ejecutivo de la FEF. Sin embargo, Valencia tuvo que ir a la sede de la Ecuafútbol y presentar, personalmente, esos papeles.

Cosas así son las que hacen falta dentro del fútbol ecuatoriano. La agremiación pretende que esos detalles sean respetados. Es decir, vigilar que cada jugador tenga sus papeles en regla y, cuando sea despedido, tenga un trato justo.

Hugo Guerrón apoya totalmente la agremiación. Espera que no le suceda lo que le pasó a su hermano, Raúl, quien fue despedido por D. Quito. “Debemos estar unidos, para ver que nuestros derechos sean respetados. Para que si hay un despido, el jugador no salga perjudicado”, anota el chulla.

Para el futbolista Juan Elio Guamán, la agremiación no se ha dado por desunión. “Pero además, han habido casos que cuando alguien hace intentos por llevarla a cabo, enseguida no es tomado en cuenta por los directivos de los clubes en la siguiente temporada”, dice.

Otra de las aspiraciones es que se revise el hecho de que los jugadores que sean despedidos de un club puedan buscar una plaza en otra institución, en la misma categoría.

Por ejemplo, el meta Álex Cevallos (separado del Deportivo Cuenca) no puede jugar en la A. Si quiere seguir trabajando en el fútbol, el resto de este año, debe buscar un equipo en la B. Lo mismo le ocurre a Danes Coronel, entre otros.

GOLES
TEMA DE RESPETO

Este medio consultó a los dirigentes Fernando Herrera del Deportivo Quito; y, Ramiro Montenegro del Aucas; sobre  la agremiación de futbolistas, pero prefirieron no opinar porque no conocían bien el tema.

NO A LAS HUELGAS
Los jugadores aseguran que el objetivo de una agremiación es conseguir beneficios –ya que ellos no tienen ningún respaldo– mas no para organizar huelgas para conseguir beneficios.

RESPALDO
Santiago Morales, jugador que militó el año anterior en el conjunto El Nacional y fue transferido al Deportivo Quito sin ser consultado, dijo que apoya este tipo de iniciativas.

SIN ESTADÍSTICAS
El arquero Emilio Valencia manifestó que no hay una estadística de cuántos jugadores están sin contrato, sin embargo, juegan en el campeonato ecuatoriano de fútbol.

Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.