Jueves 02 de enero del 2003 Política

Aplanadora aprobó salvataje bancario

QUITO | Vicente Ordóñez, Redactor

Congreso Nacional 1998-2002 (I de III)

http://src.eluniverso.com/2003/01/02/0001/8/files/apalnadora032500.jpg

QUITO.– Juan José Pons (i) obtuvo la presidencia del Congreso Nacional bajo la bandera de la Democracia Popular (DP), en agosto de 1998. Lo acompaña Gilberto Talahua, durante una sesión del 18 de julio del 2002.

Aplanadora, trituradora, mayorías coyunturales y flotantes, fueron los nombres que recibieron las alianzas legislativas que se armaron durante los cuatro años del período, que comenzó en agosto de 1998 y terminó en diciembre pasado.

El primero, la aplanadora, nació compacta y sólida con el matrimonio entre la Democracia Popular (DP), que captó la presidencia de la República con Jamil Mahuad, y el Partido Social Cristiano (PSC). Juntos sumaron 63 votos de un total de 121 (en 1999 subieron a 123 por la creación de Orellana).

A ellos se unieron los alfaristas, conservadores, cefepistas e independientes, así como Pachakutik, pero en menor grado que los primeros. El Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), arrinconado, sufrió dos deserciones apenas iniciado el período: Félix Cedeño y Mario Moreira se unieron a la DP.

La aplanadora inició su trabajo en agosto con la elección de Juan José Pons (DP), presidente, y Carlos Falquez (PSC) y Nina Pacari (Pachakutik), en la primera y segunda vicepresidencias.

Dos meses más tarde propició la firma del Acuerdo de Paz entre Ecuador y Perú al autorizar a Mahuad, el 16 de octubre, al aceptar el fallo de los garantes del Protocolo de Río de Janeiro, antes de que se conozca su contenido.

Pero la aplanadora será recordada más por la aprobación de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) y que dio paso al salvataje bancario: los depósitos del sistema privado estaban cubiertos por el Estado en el 100%.

Fue en noviembre de 1998 y apenas entró en vigencia, Filanbanco (el más grande del sistema) pasó a la AGD.

En diciembre, la aplanadora aprobó la Ley de creación del impuesto del 1% a la circulación de capitales en sustitución del Impuesto a la Renta, mentalizado por el entonces diputado Jaime Nebot (PSC).

Así llegó 1999, año en el que se acentuaron los problemas bancarios al punto de hundir al país en la peor crisis financiera del siglo. Y marzo fue el mes del rompimiento: el congelamiento de los depósitos desalentó a los socialcristianos. Una semana después cayó el Banco del Progreso y Mahuad se negó a reabrirlo pese al pedido público de León Febres-Cordero.

Aislada y desesperada, la DP pactó con la Izquierda Democrática, el PRE y Pachakutik, una mayoría a la que el PSC denominó “trituradora”, pero que nunca llegó a tener la fuerza de la aplanadora.

Por la trituradora, Mahuad vetó parcialmente el nuevo Código de Procedimiento Penal favoreciendo al ex mandatario Abdalá Bucaram y que se relaciona con el mecanismo aplicado en el juicio que se le seguía en la Corte Suprema de Justicia. Los roldosistas argumentaron que el Congreso nunca autorizó el proceso. El pacto duró hasta aprobar el presupuesto, a fines de 1999.

El 14 de febrero del 2000 se aprobó la llamada Ley Trole 1, que dio paso a la dolarización. Al asumir la presidencia, el 22 de enero de 2000, Gustavo Noboa logró revivir la aplanadora pero solo para aprobar la llamada Trole 2, en marzo, como un proyecto para modernizar el Estado.

Ese fue el último pacto DP-PSC. La caída de Mahuad produjo también la desintegración del bloque demócrata popular. En junio, Pons lideró el Movimiento de Integración Nacional (doce legisladores).

Con ese panorama, el Congreso entró con tropiezos a las elecciones del segundo período (2000-2002), pues el PSC se quedó solo con su candidato Xavier Neira para presidente del Parlamento. La trituradora volvió a consolidarse y frenó la designación de Neira con Hugo Quevedo, en la sesión de agosto de 2000.
Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.