Lunes 25 de noviembre del 2002 | 16:52 Deportes

Barcelona espera evitar el cierre del Nou Camp

REUTERS | MADRID

El Barcelona espera evitar el cierre del Camp Nou tras los violentos incidentes ocurridos el sábado en el partido con el Real Madrid, aliviado por el informe del árbitro de que ningún jugador resultó herido por los objetos lanzados por el público, entre ellos una cabeza de cerdo.
 
El partido tuvo que ser suspendido cuando el grupo de hinchas radicales "boixos nois" lanzó los objetos contra Luis Figo, el astro portugués de fútbol que disputaba su segundo encuentro en el Nou Camp desde que pasar del Barcelona al Real Madrid en 2000.
 
Figo consiguió lanzar un córner desde el lado izquierdo del campo pero cuando hubo un segundo córner en el lado opuesto del campo más objetos cayeron al césped y el árbitro Luis Medina Cantalejo optó por parar el partido.
 
El árbitro decidió que los jugadores se retiraran del campo durante unos cinco minutos, con un retraso total de doce minutos. El partido terminó con empate a cero.
 
Entre los objetos lanzados a Figo había botellas de plástico, algunas de ellas con líquido en su interior, bolas de golf y "toda clase de objetos", según el informe de Medina Cantalejo publicado el lunes en el sitio web de la Federación Española de Fútbol (RFEF) el lunes.
 
Algunos periódicos españoles publicaron la foto de una cabeza de cerdo en el campo, pero no estaba claro desde dónde o cuándo había sido lanzada.
 
"Ninguno de los objetos alcanzó a Figo", dijo el árbitro.
 
La RFEF se reunirá para determinar qué acción deben tomar ante los incidentes y una de las posibilidades es el cierre del campo.
 
El presidente del Barcelona, Joan Gaspart, dijo después del partido que Figo había provocado al público al limpiar deliberadamente la basura acumulada en el banderín de córner antes de lanzar la bola, una acusación negada por el jugador.
 
CONDENA DE LOS INCIDENTES

 
El lunes, el club Barcelona cambió de táctica, para evitar que se cerrara el campo, mientras condenaba la actitud del público.
 
"Toda la entidad rechaza con rotundidad el incidente del partido del sábado", dijo el secretario de la junta directiva del Bar‡a, Josep María Coronas, en un comunicado.
 
"En el club siempre ha primado la no violencia", aseguró.
 
Coronas añadió: "No existen circunstancias objetivas que puedan provocar el cierre del Camp Nou... El Bar‡a cumplió con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad del evento y no se atentó en ningún momento la integridad física de los jugadores en el campo", agregó.
 
Los incidentes del partido del sábado constituyen el tercer caso de violencia en los encuentros entre los dos grandes  del  fútbol español de los últimos tres años.
 
En octubre del 2000, cuando Figo regresó a su antiguo estadio barcelonés por primera vez desde su traspaso de 56 millones de dólares (euros), tuvo un recibimiento igual de violento.
 
En esa ocasión el jugador no se acercó a las esquinas del campo pero sufrió una descarga de insultos y llovían encendedores y teléfonos móviles cada vez que se acercaba a las tribunas.
 
El Barcelona recibió una multa de 9.000 euros por el comportamiento del público en dicho partido, ya que la RFEF decidió que no ningún jugador había sufrido daños físicos y que no había motivos para cerrar el Nou Camp.
 
En marzo del 2001, en el siguiente choque entre ambos equipos en el Santiago Bernabéu, el portero del Barcelona José Manuel Reina recibió un puñetazo de un aficionado madridista en el segundo tiempo cuando se acercó a recuperar una pelota.
 
El hincha se disculpó posteriormente y devolvió su abono al club. La RFEF multó al Real Madrid con 3.000 euros por el incidente pero no tomó más acciones contra el club.
 
No obstante, la RFEF ha cerrado los campos del Real Betis, Sevilla y Villareal tras incidentes de violencia en las últimas temporadas.

Deportes

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.