Martes 09 de abril del 2002 | 16:48 Internacionales

Mueren dos policías y estallan dos bombas en Bogotá

AP | BOGOTA

Dos policías murieron este martes al estallar un vehículo al interior del cual había un cadáver, mientras que cuatro personas, entre ellos una niña de seis años, resultaron heridas al estallar otra bomba en una concurrida zona céntrica de esta capital, informó la Policía.

El jefe de la Policía Nacional, general Luis Ernesto Gilibert, explicó que en la madrugada una patrulla detectó la presencia de una camioneta abandonada en una vía rural del municipio de Sibaté, a unos 40 kilómetros al sur de Bogotá.

Los agentes que se acercaron al automotor observaron una persona muerta, dos cubos, bultos y cables. Informaron del hallazgo a los expertos en explosivos.

El capitán Germán Arturo Ruiz, el principal experto en explosivos de la Policía Nacional y el subteniente Juan Carlos Díaz subieron al vehículo para desactivar la bomba, pero explotó.

"Movieron el cadáver o uno de los cubos con explosivos y se produjo la explosión que no dejó nada", dijo Gilibert en rueda de prensa. Calculó que había entre 30 y 50 kilos de explosivos, conocido como superanfor.

Atribuyó el atentado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). "Quieren crear zozobra, mostrar que están vigentes y ganar espacios", señaló.

Cuatro horas después estallaron dos petardos de bajo poder en zona central de Bogotá y un tercero fue detonado en medio de severas medidas de seguridad. Millares de personas fueron evacuadas de oficinas y desalojadas de sus oficinas y comercios.

"Escuchamos dos explosiones que levantaron la tapa de cemento de una alcantarilla", señaló Yesid Useche, administrador del Centro Monserrate, en frente del cual se produjo el atentado.

Una niña que pasaba por el sitio resultó herida, así como tres adultos, los cuales fueron conducidos al hospital.

Gilibert afirmó que el explosivo estaba en una caja subterránea de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y que en ambos casos los autores de los atentados eran sujetos que vestían uniformes de la ETB, que abrieron la alcantarilla y la caja de los cables telefónicos, depositaron los explosivos y luego huyeron.

También a sólo dos cuadras del Palacio Presidencial, desde un jeep marca Land Rover fueron lanzados dos cilindros de gas rellenos con 20 kilos del explosivo superanfor cada uno, que son usados como morteros artesanales.

Afortunadamente, las cargas cayeron sin explotar en los patios de un edificio cercano y del Archivo Nacional. Técnicos de la policía desactivaron los cilindros.

Expertos antiexplosivos en el lugar no precisaron el objetivo de este intento de atentado.

"No hay nada seguro en este mundo", sostuvo llorando Margarita Castro, de 40 años, mientras evacuaba a su bebé de brazos de uno de los edificios.

"Lo que pasó en Villavicencio, en Sibaté y lo que pasó en la séptima (centro de Bogotá) indica que estamos frente a unos dementes", indicó Gilibert.

Colombia vive un conflicto armado de 38 años que deja 3.500 muertos anuales.

Internacionales

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.