La comida peruana en el ‘top’ mundial

Un mal sabor de boca puede disiparse con un vigoroso pisco sour, coctel a base de aguardiente de uva y limón, una bebida tradicional de Perú. El restaurante Astrid y Gastón, uno de los top de la gastronomía mundial, está ubicado en la capital peruana.

La semana pasada recibió la visita de varias personalidades políticas y económicas en el marco de la cumbre anual de gobernantes de las economías de la Cuenca del Pacífico.

“Aquí ya estuvo Christine Lagarde”, la directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), contó el jefe de servicio del restaurante, Carlos Franco.

El aún presidente de EE.UU., Barack Obama, sucumbió al deleite gastronómico peruano. En una reunión con universitarios latinoamericanos dijo cuánto disfrutó del pollo a la brasa, uno de los platos que se deben probar al visitar Perú.

El pollo es marinado en especias y dorado lentamente en las brasas.

Masato Ohtaka, subsecretario de prensa de Japón, se sorprendió gratamente al descubrir que el sashimi japonés había sido preparado como un ceviche peruano, un refrescante plato de pescado crudo marinado en limón. Dijo que era diferente, pero lo elogió.

También destacó el Olluquito con charqui, un menú hecho con la papa olluquito, original de Perú, y carne de alpaca.

Perú tiene 4.500 variedades de papas, según cifras oficiales. Las posibilidades de platillos siguen siendo infinitas.

La cocina peruana es una celebración de la historia y la biodiversidad del país. Las recetas tienen sus raíces en todo el mundo, construidas por nativos e inmigrantes, con ingredientes de todas las civilizaciones, mezcladas con insumos de la selva y de los Andes. La revista Restaurant, de Estados Unidos, la reconoce como una de las mejores en el mundo. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: