Maxi de la Cruz, el actor que le apostó al humor

Cuando se inició en la televisión uruguaya tan solo tenía 13 años. Lo hizo en un programa que se llamaba El club de las tortugas ninjas, luego estuvo en Maxidibujos y de allí en Maxianimados. Fue allí cuando decidió que su vida la dedicaría al humor. Es Maxi de la Cruz.

En estos días, el uruguayo visitó la ciudad. Además de ofrecer un show privado el pasado martes, De la Cruz estaba ansioso por conocer Guayaquil.

“Guardo una conexión con esta ciudad, porque mi papá (Cacho de la Cruz) trabajó aquí, por ahí en los años 80 en un programa de televisión que se llamaba La gran jugada. Y yo tengo muchos recuerdos despidiendo a mi papá y que nunca pude acompañarlo en esos viajes, pero me quedó esa referencia justamente de lo lindo que era Guayaquil por lo que él me contaba”, comenta el humorista.

De la Cruz habla de su humor y afirma que su propuesta siempre trata de hacerla en un lenguaje universal. Indica que prefiere un humor sano, dirigido a la familia. No se mete en temas políticos, asegura que prefiere hacer reír a la gente con los temas cotidianos de la vida.

“Hacer reír a la gente es hermoso. Yo me desespero por hacerte reír. Yo soy feliz y quiero que los demás también lo sean, y mejor si es con una obra o un stand up”, refiere el actor que divide su residencia entre Argentina y Uruguay, puesto que en ambos países tiene compromisos laborales.

Lleva siete años viviendo en Argentina y cuenta que el tema de la internacionalización le costó. “Allí nadie me conocía, tuve que empezar desde abajo. Eso me sirvió para bajar el ego”, expresa De la Cruz. (E)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: