Varias artes presentes en cita del sur de Guayaquil

Con La fábula del ruiseñor y el pintor, obra teatral dirigida por Jorge G. Fernández, que narra la historia de un indígena nacido con el talento de la pintura, culminó ayer la cuarta edición del festival Noviembre al Sur, organizado por la Asociación Comunitaria Hilarte, en el teatro de Pipo.

Las presentaciones se realizaron en la 29 y Callejón Parra (lugar donde está ubicada la asociación) y en la isla Trinitaria. “Queremos abarcar al público sureño, a ese que no le llegan las publicidades de los grandes teatros y que también necesita ser culturizado”, manifestó Maura Basurto, directora de arte del festival.

Basurto explica que el objetivo es que los jóvenes destinen su tiempo a ver teatro o danza y no “a malos hábitos”.

Dentro del marco del festival se presentó la obra Mentiras blancas, de la agrupación CreArte Joven.

La puesta en escena la dirigió Andrés Coello. “Se mezclan la danza y la actuación para proyectar mejor el mensaje”, mencionó.

La trama se basó en una adolescente de 15 años llamada Blanquita que agrega a un desconocido a su Facebook, luego él la enamora para venderla a un grupo de trata de blancas.

Jessenia Caamaño, protagonista y encargada de la coreografía de este montaje, cuenta que estudiaron casos de mujeres víctimas de abuso en Latinoamérica y armaron los diálogos según los testimonios.

“La idea es que los niños aprendan a no confiar su imagen en internet”, expresó Caamaño, quien lleva siete años en la agrupación.

Además participaron los integrantes del Centro de Arte Terapéutico (CAT), destinado a niños con síndrome de Down. Ellos realizaron un baile de pasillos nacionales.

El público de este show fueron estudiantes de distintas instituciones académicas del sector, como la escuela Semillitas.

CreArte Joven y el CAT pertenecen a la Asociación Comunitaria Hilarte, la cual imparte clases a jóvenes y niños en las distintas ramas artísticas.

“Contamos con el apoyo de instituciones públicas y siempre tratamos de participar en fondos concursables para que más chicos puedan seguir formándose en el arte”, explica Caamaño, quien también se desempeña como docente en los talleres de la asociación.

Teatro de lo sencillo, de Cuenca, se presentó con Camilo Buitrón busca una razón para no morir y el grupo Explosión, con ritmos costeños. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: