Crítica de gastronomía: Italiano tradicional

Por Gourman

A juzgar por su fachada exterior, L’Italiano parecería un muy pequeño local, mas, al entrar notamos un restaurante bastante más amplio de lo que se intuye.

El alboroto y desorden de la calle Víctor Emilio Estrada desaparecen al introducirse en esta acogedora trattoria, luego de pasar un profundo y largo pasillo desde la puerta.

Marco Accardo, su chef y propietario, está presente atendiendo a los comensales, explicándoles la carta y haciendo sugerencias, algo valioso, puesto que el esmero y la pasión al ser difíciles de ocultar, se notan y contagian.

El restaurante, ubicado en Víctor Emilio Estrada y Las Monjas, tiene un horno en el que el chef hace su propio pan, que está delicioso y se puede ordenar para llevar. A diferencia de Carlo y Carla o Riviera, L’Italiano no nos presenta platos de alta cocina o fusiones, sino más bien cocina italiana típica de trattoria, muy bien tratada, con excelente materia prima, a precios competitivos.

Por menos de $ 30 usted podrá disfrutar de una comida de dos platos y copa de vino. Ordenamos un vino italiano que el chef recomendó, Merlot delle Venezie Fabiano, por $ 30, liviano y de poco cuerpo, pero muy equilibrado, mejor que muchos vinos chilenos del doble de precio.

En su carta encontramos vitelos, sopas, pastas al burro, ragú, carbonara, pesto, entre otras salsas típicas. El primer plato probado fue un pulpo a la griglia. Cocinar bien el pulpo es un arte. Dejarlo duro o con una textura entre cauchosa y gomosa ocurre con cierta frecuencia, pues encontrar su punto exacto no es fácil. El internet está plagado de “secretos” y recomendaciones para trabajar este producto, desde apalearlo, congelarlo antes de cocinarlo, hasta “asustarlo” metiéndolo y sacándolo rápidamente varias veces en agua hirviendo antes de cocinarlo. En L’Italiano comí un extraordinario pulpo. Marinado con especias y terminado a la parrilla, servido con vegetales. Simplemente excelente.

Luego vino un pez espada Mediterráneo al cartoccio. Estaba en su punto, conservando sus jugos enriquecidos con especias. Intentamos luego un Vitelo alla Scarparielo, que es un escalope de ternera con salchicha, pimientos, champiñones y cebolla, acompañado con espagueti pomodoro.

Interesante el sabor producto de la combinación de distintas carnes con vegetales, pero el sabor central de la ternera se perdía en la mezcla.

La pasta es servida ligeramente más al dente de lo que el comensal ecuatoriano está acostumbrado, con una textura algo más firme y menos blanda. Tanto el espagueti pomodoro como el siguiente plato, un fetuccini amatricciana, con tomates salteados con cebolla y panceta, estuvieron de gran sabor, por encima del promedio de lo que se encuentra en restaurantes similares. L’Italiano es un sitio recomendable. Encontrará a buenos precios buena comida italiana tradicional. (O)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: