Editora de la cinta ‘50 Sombras de Grey’ recibirá Óscar honorario

La editora de películas Anne V. Coates no sabía mucho de sadomasoquismo erótico hasta que trabajó en “Cincuenta sombras de Grey“, pero incluso a sus casi 90 años le parecía que la película debía ser más sensual.

“Luché duro para que fuera más sexy”, dijo Coates con su tono entusiasta en una entrevista reciente. “Tenía algunas ideas geniales, quería que ella estuviera envuelta como una maleta y que la elevaran hacia el techo.”

Ese espíritu aventurero y el amor por el cine llevaron a Coates a convertirse en una editora prestigiada en más de 60 años de carrera. Ganó el Óscar por editar “Lawrence de Arabia” de 1962. El sábado recibirá un Óscar honorario por su trayectoria al igual que Jackie Chan, la directora de casting Lynn Stalmaster y el documentalista Frederick Wiseman en la octava ceremonia anual de los Premios de los Gobernadores.

“Me encanta que este (premio) coloque la atención sobre los editores, porque no creo que reciban suficiente reconocimiento por lo que hacen, quizá porque la gente no entiende realmente lo que hacemos”, dijo Coates.

TRABAJO DE EDICIÓN

En cine la edición es la tarea artística y técnica de cortar las imágenes crudas para crear secuencias cinematográficas. Coates dijo que en un principio quería ser directora, “pero cuando yo era joven era muy difícil para las mujeres y no había muchos trabajos disponibles para ellas.” Además de maquillaje y peinado, la edición era uno de ellos.

Coates se embelesó con el cine cuando era estudiante de un internado. Su clase estaba leyendo “Cumbres borrascosas” (novela que le pareció “extremadamente aburrida”) cuando fueron de excursión para ver la versión en cine.

“Además de enamorarnos locamente de Laurence Olivier, me emocionó muchísimo lo que se podía hacer con las películas, contar una historia con imágenes”, dijo.

Coates trabajó ininterrumpidamente como editora de 1952 hasta “Cincuenta sombras”, años en los que recibió otras cuatro nominaciones al Óscar por “Becket”, “El hombre elefante”, “En la línea del fuego” y “Out of Sight” (“Un romance muy peligroso”).

El director David Lean sería uno de las figuras clave en su carrera. No solo la contrató para la oscarizada “Lawrence of Arabia”, sino que la alentó para compartir sus ideas.

“Siempre me decía ‘tenga la confianza de decir lo que piensa, no importa quién sea el productor o el director, diga sus opiniones”’, recordó Coates. “Tienes que ser bastante duro para ser editor, creo.”

De ahí su lucha por una “Cincuenta sombras” más sexy.

A medida que aumentaron las oportunidades para las mujeres en el cine a Coates le ofrecieron trabajos como directora, pero los rechazó. Editar le daba un horario más flexible cuando era una joven madre. “Además mi esposo era director, así que ya saben, demasiados directores.”

Tuvo tres hijos con su fallecido esposo Douglas Hickox. Sus dos hijos son directores y su hija es editora.

Coates dijo que la transición a los formatos digitales, que hizo con la película “Congo” de 1995 no cambió mucho su estilo porque pocas veces usa los nuevos trucos que ofrecen.

Pero agradece que no tenga que aprender a editar las películas de realidad virtual que llegarán inevitablemente.

“No, realmente, porque me estoy semiretirando ahora“, dijo. “Pero los nuevos editores tendrán que involucrarse en eso también.” (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: