Metallica hizo vibrar a 15.000 rockeros en Quito

En poco más de dos horas, la banda estadounidense de thrash metal Metallica hizo vibrar el pavimento del parque Bicentenario, al norte de Quito, hasta donde llegaron -según el cálculo de la Policía Metropolitana- unas 15.000 personas.

El espectáculo empezó a las 21:50, tras una larga espera de parte de los fanáticos, muchos de los cuáles hicieron largas filas e ingresaron desde la tarde a la explanada acondicionada para el evento.

Cuando las luces se apagaron, empezó un video introductorio que provocó la euforia de los presentes. Desde entonces, hasta el final de la presentación, a las 23:58, el potente sonido hizo saltar a grandes y chicos que pudieron ver a sus ídolos, además, en tres pantallas gigantes ubicadas a los lados y al fondo de la tarima.

For Whom the Bell Tolls, Harvest of Sorrow y Wherever I may roam fueon calentando el ambiente. El estallido llegó con Battery, Master of puppets y Seek and destroy.

Los cuatro integrantes: James Hetfield (voz y guitarra), Lars Ulrich (batería), Kirk Hammett (guitarra) y Robert Trujillo (bajo) se entregaron a su público de inicio a fin.

James saludó a Quito y recordó que es la segunda vez que la banda toca en esta ciudad (la primera fue en el 2014). También agradeció a los asistentes por el apoyo y la fidelidad durante sus 35 años de carrera, cuyo aniversario lo celebraron, precisamente, la víspera del concierto.

A las 20:00, la agrupación cuencana Basca fue la encargada de la apertura. Tocó media hora y se retiró en medio de los aplausos de los rockeros, aunque hubo descontento, especialmente en la localidad más alejada, por la mala calidad de la amplificación que le asignaron.

La rebeldía de los rockeros se extendió a la coyuntura política y se alimentó de la ironía. ¡Fuera correa fuera!, gritó varias veces la multitud con doble sentido, pues ´buena parte del sentido de esa arenga fue la prohibición de ingresar con cinturones al concierto.

No hubo incidentes. La Policía señaló que el ingreso y la salida de la gente fueron ordenados y la requisa de objetos contundentes o bebidas fue muy estricta. (E)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: