La misteriosa ciudad oculta en el Chimborazo

Hace muchos años, en el tiempo de las grandes haciendas, había gente dedicada al servicio de la casa y de las tierras. Los vaqueros eran los hombres dedicados a cuidar a los toros de lidia, que eran criados en las faldas del volcán Chimborazo.

Juan, uno de los vaqueros, se había criado desde muy pequeño en la hacienda. Recibió techo y trabajo, pero asimismo los maltratos del mayordomo y del dueño.

Una mañana que cumplía su labor, los toros desaparecieron misteriosamente. Juan se desesperó porque sabía que el castigo sería terrible. Vagó horas y horas por el frío páramo, pero no encontró a los toros.

Totalmente abatido, se sentó junto a una gran piedra negra y se echó a llorar, imaginando los latigazos que recibiría.

De pronto, en medio de la soledad, apareció un hombre muy alto y blanco, que le habló con dulzura:

- ¿Por qué lloras, hijito?

- Se me han perdido unos toros, respondió Juan después de reponerse del susto.

– No te preocupes, yo me los llevé, dijo el hombre. – Vamos que te los voy a devolver.

Juan se puso de pie, dispuesto a caminar. Pero el hombre, sonriendo, tocó la piedra y esta se retiró ante sus ojos.

– Sígueme, le ordenó.

Aquella roca realmente era la entrada a una gran cueva. Sin saber realmente cómo, Juan estuvo de pronto en medio de una hermosa ciudad escondida dentro de la montaña.

El vaquero miró construcciones que brillaban como si estuvieran hechas de hielo. La gente era alegre y disfrutaba de la lidia de toros.

El hombre alto le entregó los animales, le dio de comer frutas exquisitas, y como una forma de compensación le regaló unas mazorcas de maíz.

De la misma forma extraña en la que había llegado, Juan pronto estuvo en el páramo, con los toros y las mazorcas.

Al llegar a la hacienda, todos se burlaron de él, porque consideraban una influencia del alcohol. Decepcionado, pero a la vez tranquilo por haberse librado de la paliza, Juan fue a su casa y sacó las mazorcas. Para su sorpresa eran de oro macizo.

Con este tesoro, el vaquero se compró una hacienda propia y se alejó para siempre del lugar donde le habían maltratado tanto.

Desde entonces, los campesinos y los turistas tratan desesperadamente de buscar la entrada a la ciudad del Chimborazo.

Fuente: Historias de Riobamba.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: