México tuvo desfile del Día de los Muertos al estilo de ‘Spectre’

Las películas de Hollywood, los programas sobre zombis, el Día de las Brujas e incluso la política están cambiando rápidamente la celebración del Día de Muertos en México, que tradicionalmente consistía en tranquilas reuniones familiares alrededor de las tumbas de sus difuntos queridos, a los que les hablaban y les llevaban bebidas, música y cosas que les gustaban.

La capital de México celebró el sábado su primer desfile del Día de los Muertos con comparsas, marionetas gigantes y más de 1.000 actores, bailarines y acróbatas disfrazados.

Decenas de miles de personas salieron a mirar la procesión, que incluyó los danzantes aztecas de siempre, con grandes plumas en la cabeza haciendo maromas en patines.

"Sería difícil conservar esta tradición sin cambios", dijo Juan Robles, carpintero de 32 años que lideró a los aztecas en patines. "Así la gente puede venir a participar. Chicos y grandes".

Este espectáculo impresionante nunca había sido parte de la tradición.

Inspirados en James Bond

La nueva idea nació de la imaginación del guionista de la cinta de James Bond "Spectre". En la película, cuya escena de entrada fue rodada en Ciudad de México, el agente 007 persigue a un villano a través de muchedumbres y carruajes que parecían estar en un festival donde la gente viste disfraces de muertos.

Es como un poco de retroalimentación: Hollywood soñó un espectáculo mexicano para la apertura de la cinta, y una vez que la vieron millones de personas, México tenía que soñar una celebración similar para estar a la altura.

"Cuando esta película llegó a la pantalla grande y millones de personas la vieron en la pantalla grande de 67 países, eso comenzó a crear la expectativa de que nosotros haríamos algo", dijo Lourdes Berho, directora ejecutiva de la Junta de Turismo de México.

"Sabíamos que esto iba a generar deseo de parte de la gente de aquí, entre mexicanos y turistas, para venir y participar en una celebración, un gran desfile", agregó.

Las autoridades de Ciudad de México incluso prometieron que algunos de los artículos usados en el filme serían traídos al festival. La junta estatal que patrocina el desfile lo calificó como "una campaña nueva de varias facetas para atraer turistas a México durante el feriado del Día de los Muertos".

Si a esto se suma la popularidad creciente por los "Zombie Walks" por el Día de los Muertos, y los montones de escobas, demonios, fantasmas y decoraciones de telarañas que se venden en las calles y mercados de Ciudad de México por el Día de las Brujas (Halloween) y algunas personas ven un cambio fundamental en el tradicional feriado mexicano.

Johanna Ángel, profesora de artes y comunicación en la Universidad Iberoamericana, en México, dijo que las influencias son del norte al sur y viceversa. Por ejemplo, destacó que las celebraciones del Día de las Brujas ahora incluyen los disfraces de "calaveras pintadas" inspiradas en la tradición mexicana y la gente se vista como "Catrinas", calavera femenina basada en un grabado satírico mexicano del siglo XIX, que luce un vestido sofisticado y sombrero grande.

"Creo que ha habido un cambio, influido por Hollywood", dijo. "Las importaciones son lo que más influye la manera cómo celebramos aquí el Día de los Muertos".

Fecha tradicional

Tradicionalmente, en los feriados del 1-2 de noviembre, los mexicanos forman altares en sus casas, con fotos de sus muertos y sus platillos favoritos. Se reúnen alrededor de la tumba de sus fallecidos para hablarles, beber y cantar.

En algunos pueblos, las familias dejan forman una línea hacia la puerta de su casa con pétalos de cempasúchil color naranja para que los espíritus de los muertos puedan encontrar el camino a la casa. Algunas personas hacen fogatas con el mismo propósito, se sientan alrededor del fuego y beben ponche de frutas hervidas.

Por estos días, muchos municipios forman altares cubiertos con flores para los muertos y realizan eventos públicos como desfiles, eventos masivos con bicicletas y desfiles de modas, en los que la gente se vise de "Catrina".

Algunas personas dicen que no hay conflicto entre los cambios y las raíces del feriado, que aseguran continuará.

Samuel Soriano, ejecutivo de empresa de seguros, decora su casa en Ciudad de México al estilo del Día de las Brujas, con telarañas gigantes y lápidas inflables, y cada años regala caramelos a unos 100 niños que le tocan la puerta para pedir dulces, como se acostumbra en esta tradición estadounidense. Pero en su comedor, tiene un altar tradicional del Día de los Muertos, con retratos de sus fallecidos, cirios, calaveras decorativas y cempasúchil.

"Decoramos solo por el placer de hacerlo, y para ver las sonrisas en las caras de los niños", dijo Soriano. "También celebramos el Día de los Muertos ... No hay para verlo como contradicción".

En un "Zombie Walk" reciente, una semana antes del día de los Muertos, cuando cientos de personas desfilaron por Ciudad de México con disfraces de cadáveres, la mayoría de los participantes dijo que solo se trataba de diversión sana.

"No estamos peleando contra nuestras tradiciones culturales", dijo Jesús Rodríguez, uno de los organizadores, dijo mientras movía un falso brazo de plástico que supuestamente estaba comiendo. "Por el contrario, si le quitas la piel a los zombis, quedan calaveras, Catrinas".

Sin embargo, México jamás ha tenido un punto de vista macabro o de terror hacia los muertos. Estos son considerados "seres queridos que se han ido" pero que permanecen cerca incluso después de la muerte.

"¿Es posible que las influencias externas amenacen esta manera de pensar?

"Yo no creo que se altera como tal", afirmó Ángel. "Creo que la celebración mexicana mantiene vivo el asunto justamente de la memoria de los muertos en cuanto a convivencia, y no tanto de espanto", agregó

Como sea, muchos mexicanos todavía efectúan celebraciones en las tumbas de sus difuntos. Como algunos cementerios se llenan de gente y de bullicio, las autoridades prohíben la venta de alcohol en tiendas cercanas.

Y algunos mexicanos también han cambiado el propósito de la ese día, sin ninguna influencia externa, para convertirlo en una jornada de protestas y manifestaciones sociales.

Muchas personas erigieron altares públicos en memoria de los casi 30.000 desaparecidos en la guerra contra el narcotráfico en México.

En los últimos años en el centro de la Ciudad de México, numerosas prostitutas se ponen máscaras de cráneos y erigen altares dedicadas a las trabajadoras sexuales asesinadas.

El Día de los Muertos —una amalgama de creencias españolas e indígenas— posiblemente persistirá a pesar de los veloces cambios en un país amante de las festividades y que por mucho tiempo ha absorbido muchas influencias externas.

"Cualquier oportunidad es bienvenida, y esto sucede también en la tradición mexicana", subrayó Ángel. "Y con todas las influencias que viene de adentro o afuera, y en todas las combinaciones posibles que se pueda hacer", agregó.

Rodríguez, disfrazado de Zombie que roía un brazo, dijo: "Nos encantan estas festividades, nos encantan nuestro día de muertos, nos encanta también Halloween, ahora los zombies , de lo contrario no estaría aquí toda esta gente". (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: