Un festival mostrará los juegos de la cultura andina y variedad de quesos

Decenas de quesos de tonos amarillentos, marrones, naranjas y blancos reposan sobre estanterías de madera en cuartos de maduración. Unos llevan de uno hasta seis meses en esas cámaras, en bajas temperaturas, esperando que concentren sus propiedades aromáticas y textura para salir al mercado.

Maduran en la planta que está en una colina desde la que se divisa la parroquia Salinas de Guaranda. En ella se procesan 4.500 litros de leche al día para producir 480 kilos de queso. Los proveedores son pequeños productores que comienzan a ordeñar desde las 04:00 para llevar temprano la leche fresca a esa fábrica comunitaria que elabora 16 tipos de quesos.

De allí saldrán nuevas variedades que se expondrán en el VII festival del Queso y la Cultura Andina, que se desarrollará del 3 al 5 de noviembre en esa parroquia situada a 30 km de Guaranda.

Vinicio Ramírez, técnico quesero de esta planta de Salinerito, sostiene que para este festival sacarán un queso con moringa (árbol hindú), queso con jengibre y manchego, que se hace con leche de cabra, pero que en Salinas lo han implementado con leche de vaca, con un sabor similar.

Elaborar un queso puedo tomar entre cuatro y cinco horas, pero uno maduro estará listo para consumir de un mes hasta un año, dependiendo del tipo, cuentan los queseros. Para hacer un queso gruyere, característico por sus hoyos, se necesitan 200 litros de leche por molde y debe pasar seis meses en la fase de maduración.

En el festival, el público podrá conocer detalles del proceso, pero también disfrutar de juegos que resaltarán la cultura andina como carreras de llamas, el concurso de la cuy hembra más bonita, el chasqui del queso y gastronomía local.

Como en Salinas opera una planta de chocolate, que produce unos 6.000 kilos mensuales, el festival contará con una barra de edición especial. Cinco mil unidades se pondrán a la venta durante esa actividad que será en el centro de la población.

Alessandro Gotte, coordinador de esa empresa, dice que el cacao que procesan en Salinas llega de productores de Los Ríos y Esmeraldas. Y aunque las ventas se enfocan principalmente en el mercado local, cerca del 10%, entre turrones y chocolates, va a Italia y Japón.

Carmen Gómez, del centro de turismo comunitario de Salinas, dice que han ideado dos tipos de paquetes turísticos para el festival, con guías, degustaciones y visitas a los sitios de interés. Cuestan $ 35 y $ 45.

La parroquia espera que en esta edición lleguen unos 8.000 visitantes al festival. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: