El escalofriante ruido de la caja ronca

En Ibarra se dice de dos grandes amigos, Manuel y Carlos, a los cuales cierto día se les fue encomendado, por don Martín (papá de Carlos), un encargo, el cual consistía en que llegasen hasta cierto potrero, sacasen agua de la acequia, y regasen la sementería de papas de la familia, la cual estaba a punto de echarse a perder.

Ya en la noche, los dos caminaban entre los oscuros callejones y a medida que avanzaban, se escuchaba el escalofriante “tararán-tararán”.

Con los nervios de punta, Manuel y Carlos se ocultaron tras la pared de una casa abandonada, desde donde vivieron una escena que cambiaría sus vidas para siempre... Unos cuerpos flotantes encapuchados, con velas largas apagadas, cruzaron el lugar llevando una carroza montada por un ser temible de curvos cuernos, afilados dientes de lobo, y unos ojos de serpiente que inquietaban hasta el alma del más valiente.

Siguiéndole, se podía ver a un individuo de blanco semblante, casi transparente, que tocaba una especie de tambor, del cual salía el “tararán-tararán”.

He aquí el horror. Recordando historias de sus abuelos, Carlos y Manuel reconocieron el tambor que llevaba aquel ser blanquecino, era la legendaria caja ronca. Al ver este objeto, los dos amigos, muertos de miedo, se desplomaron al instante.

Minutos después, Carlos y Manuel despertaron, mas la pesadilla no había llegado a su fin. Llevaban consigo, cogidos de la mano, una vela de aquellas que sostenían los seres encapuchados, solo que no eran simples velas, para que no se olvidasen de aquel sueño de horror, dichas velas eran huesos fríos de muerto. Un llanto de desesperación despertó a los pocos vecinos del lugar.

En aquel oscuro lugar, encontraron a los dos temblando de pies a cabeza murmurando ciertas palabras inentendibles, las que cesaron después de que las familias Domínguez y Guanoluisa (los vecinos), hicieron todo intento por calmarlos.

Después de ciertas discusiones entre dichas familias, los jóvenes regresaron a casa de don Martín al que le contaron lo ocurrido.

Por supuesto, Martín no les creyó ni una palabra, tachándolos así de vagos.

Luego del incidente, nunca se volvió a oír el “tararán-tararán” entre las calles de Ibarra, pero la marca de aquella noche de terror, nunca se borrará en Manuel ni en Carlos.

Fuente: libro Leyendas del Ecuador.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: