Anormal aterrizaje del módulo europeo en Marte

El módulo europeo de aterrizaje se posó en Marte pero la maniobra no se desarrolló como estaba previsto y la Agencia Espacial Europea (ESA) dijo este jueves que analiza los datos recibidos para comprender lo sucedido.

Fue el segundo intento europeo –tras el fracaso en 2003 del Beagle 2 británico– de posarse en el planeta rojo, hazaña que sólo Estados Unidos ha logrado con total éxito.

El aterrizador europeo de prueba, del tamaño de una piscina hinchable, logró enviar informaciones antes de amartizar, pero la ESA ignora si sobrevivió a la maniobra.

Luego de un viaje juntos de siete meses, la sonda TGO y su módulo de aterrizaje de prueba “Schiaparelli” se habían separado el domingo pasado.

El módulo, con una masa de 577 kg en Tierra, se dirigió hacia Marte, mientras que TGO se colocó en órbita alrededor del planeta.

Lea también: NASA enviará una nave a Marte en el 2018

“No estamos en condiciones de determinar las condiciones dinámicas en las que el aterrizador tocó el suelo” marciano, dijo en rueda de prensa el director de las misiones solares y planetarias de la ESA, Andrea Accomazzo.

Se necesitará un análisis más profundo de las informaciones que envió para “saber si sobrevivió estructuralmente o no“, añadió.

Misterio

“Vamos a enviar un comando de reinicialización de su emisor radio aprovechando un próximo paso de la sonda estadounidense MRO” que intentará comunicarse con él, declaró el jueves por la noche a la AFP Thierry Blancquaert, responsable del aterrizador.

“Será el comando de la última oportunidad“, dijo.

La sonda MRO intentará tomar imágenes del aterrizador en los próximos días, destacó.

La sonda y “Schiaparelli” constituyen el primer episodio de ExoMars, ambiciosa misión científica ruso-europea en dos etapas –2016 y 2020– destinada a buscar indicios de una vida actual y pasada en Marte.

Lea también: La fascinante conquista del planeta Marte

Desde su órbita, el TGO (Trace Gas Orbiter) deberá “olfatear” la atmósfera marciana a la búsqueda de rastros de gases como el metano, que podría indicar la presencia de una forma de vida actual en el planeta.

El director general de la ESA Jan Woerner saludó el éxito de la puesta en órbita y dijo que TGO “está ahora lista para las actividades científicas (en 2018) y para enviar los datos que necesitamos para la misión en 2020.”

“La misión ha sido un éxito y disponemos de las funciones que necesitamos para la misión en 2020“, insistió.

Sin embargo, los responsables de la agencia espacial reunidos en el centro de control de Darmstadt (Alemania) admitieron que durante la maniobra de su módulo de aterrizaje, precisamente tras la apertura del paracaídas unos 50 segundos antes de tocar el suelo, “los datos recibidos no fueron los esperados.” Accomazzo, agregó que “llevará cierto tiempo” evaluar lo sucedido. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: